sábado, 1 de septiembre de 2012

Cientos de personas han protestado hoy, sábado día uno de septiembre de 2012, contra la anulación de la tarjeta sanitaria de los inmigrantes que no cuentan con permiso de residencia en España.  

EL GOBIERNO HA ELIMINADO HOY 910.342 TARJETAS SANITARIAS DE EXTRANJEROS.

Esta concentración de protesta frente al hospital madrileño Gregorio Marañón ha sido convocada por una treintena de organizaciones y colectivos de la sociedad civil, asociaciones de inmigrantes y refugiados y de la defensa de los derechos humanos, agrupados en la red por el Derecho a tener Derechos.  

Hace días que me llegó un correo que me informaba de la organización puesta en marcha por  médicos y personal sanitario para atender a estas personas.  La verdad es que me llena de emoción ver cómo se han declarado insumisos.  Creo que es necesario darles las gracias.  Me siento orgullosa de nuestros médicos y del personal sanitario, han dado un ejemplo de solidaridad y también de advertencia de que no se puede ahorrar de todo, que el ahorro puede costar vidas, propagar enfermedades infecciosas, además de ser inhumano, nos pone a todos en peligro.  Se calcula que esta medida afectará a más de 150.000 inmigrantes irregulares.

 Esta mañana, pues, me fui con mi cámara hasta el lugar de la protesta. Estas son algunas de las imágenes que he captado, creo que hablan por sí solas.


Mi héroe de hoy


De ninguna manera quería dejar la ocasión de manifestarse en contra de la que ha dicho consideraba una ley injusta.  La silla de esta persona tan mayor iba dirigida por una trabajadora extranjera.  Su sentido de la responsabilidad han sido el mayor ejemplo de esta jornada.  Está visto que cuando queremos hacer las cosas, podemos.

La Organización Médicos del Mundo portaba este lema.


 Estas son algunas de las imágenes.  Se comentan por sí solas.


Nos damos cuenta de que este estado de cosas nos va a ir llegando a todos, naturalmente, a todo aquel que vive de su trabajo o de su pensión.  Y todo para seguir destruyendo empleo...

Mis últimas palabras las quiero dedicar a toda nuestra gente española, de todas las procedencias, que se sentían solidarios y estaban allí para manifestar su oposición.  Son una gente hermosa.  Todas esas personas: algunas parejas con niños,  un abuelo que llevaba un niño pequeño sobre sus hombros, grupos de jóvenes, muchas mujeres portadoras de la mayoría de las pancartas, hombres de todas las edades, me han enviado sus mensaje: estaban allí dispuestos a olvidarse de sus propios asuntos, a mostrar su solidaridad y porque no pueden dejar pasar por alto una injusticia de esta naturaleza.

Alcalá de Henares, 1 de spetiembre de 2012
Texto e imágenes realizados por Franziska