jueves, 19 de marzo de 2015

Sheila Watt-Cloutier dirigente inuit






SHEILA WATT-CLOUTIER

Es una mujer que ha recibido un gran reconocimiento a su labor con numerosos e importantes premios pero no es importante por éstos sino por su incansable labor en la defensa de los derechos de su pueblo y en cómo ha sido capaz de alertar de los peligros que el cambio climático representa no solo para su pueblo sino para nuestro planeta.
Es un ser humano con una impresionante capacidad para enfrentarse a la adversidad y un ejemplo para todos: hombres y mujeres. Estamos advertidos. De nuestra toma de conciencia van a depender decisiones muy importantes para el vida en el planeta Tierra.
Nació en una pequeña comunidad, en las costas meridionales de la bahía de Ungava, del helado Norte del Canadá.
Además de su importante activismo contra el cambio climático, ella fue una de las promotoras de una campaña mundial para prohibir las toxinas industriales que pueden causar infertilidad, cáncer y daño cerebral.  Así, pues, contribuyó a entablar una de las primeras demandas judiciales internacionales sobre la base de que las emisiones de gases de efecto invernadero, sin control, de los Estados Unidos, violaban los derechos culturales y ambientales de los inuit.
El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon  le entregó el Premio Mahbub ul Haq a la Contribución Extraordinaria al Desarrollo Humano en 2007.  Como un reconocimiento a su incansable actividad  de denuncia a cerca de las consecuencias devastadoras que el cambio climático representa para las comunidades del Ártico.
Es una dirigente política que representa comunidades indígenas del Canadá, Alaska, Groenlandia y Rusia y fue también candidata  al Premio Nobel de La Paz en 2007.
Sheila Watt-Cloutier ha recorrido un largo camino hasta convertirse en promotora en cuestiones de salud y medio ambiente en el mundo.
Se presentó, en septiembre de 2004, ante el Congreso de los Estados Unidos, tomó la palabra y éstos fueron sus argumentos:

“PROTEJAN EL ÁRTICO Y SALVAREMOS EL PLANETA”
Nos encontramos al borde de un momento decisivo en la historia del planeta. La Tierra se está derritiendo y debemos reunirnos todos para abordar, de forma eficiente, el problema del cambio del clima. Mientras  que el calentamiento de la Tierra afecta al planeta entero, existe un consenso científico de que está impactando en el Ártico con mucha mayor celeridad. Nuestros mayores han venido experimentando estos cambios desde mediados de los años 70. La relación de los inuit con el medio ambiente sigue siendo fuerte y muchos de nosotros todavía dependemos de la tierra y del mar para el sustento de nuestras familias. Nuestros mayores y nuestros cazadores tienen un íntimo conocimiento de la tierra, el mar y el hielo y han observado unos alarmantes cambios en el clima, el medio ambiente y la fauna silvestre del Ártico. Estos cambios incluyen:
1.   derretimiento del permafrost.
2.   estaciones más largas sin hielo marino.
3.   nuevas especies de aves y peces: lechuzas, petirrojos, patos de cola ahusada y salmón están invadiendo la región.
4.   invasiones de mosquitos y jejenes.
5.   condiciones de hielo marino impredecibles.
6.   derretimiento de glaciares, lo cual crea torrentes en vez de arroyos. Nuestras observaciones han sido confirmadas por una evaluación científica oficial, llevada a cabo por más de trescientos científicos y numerosos habitantes autóctonos del Ártico. El estudio concluye que es muy probable que nuestra antigua relación con nuestra cultura de caza, desaparezca en el período de vida de mi nieto.

El cambio del clima está sucediendo primero y más rápidamente en el Ártico. Mi tierra natal es el barómetro de salud para el  planeta. Al observar lo que está sucediendo en las remotas aldeas inuit de Alaska como en Shismaref, cerca de su extremo oriental, que literalmente está siendo azotada hasta tal punto que está cayendo al mar.
Esto pone de manifiesto los futuros peligros para regiones más pobladas como Florida, Luisiana o California.
Si logramos invertir, a tiempo, la emisión de contaminantes que causan los cambios climáticos para salvar el Ártico del impacto más devastador del calentamiento de la Tierra, podremos ahorrar incalculables sufrimientos para cientos de millones de habitantes alrededor del globo.
El calentamiento de la Tierra nos une a todos. Usemos lo que está sucediendo en el Ártico:  la Historia Inuit como un vehículo para establecer esta asociación entre todos nosotros, de forma que comprendamos que el planeta y todos sus habitantes somos uno. El cazador inuit que cae a través del imprevisto hielo marino en disminución, está vinculado con los automóviles que conducimos, con las industrias de las cuales dependemos y, con el mundo desechable en el que nos hemos convertido.
El cambio del clima es una cuestión de supervivencia de la humanidad. Es el problema mundial más apremiante con que nos enfrentamos hoy en día.
“PROTEJAN EL ÁRTICO Y SALVAREMOS EL PLANETA”

Alcalá de Henares, 19 de marzo de 2015 
El texto del discurso ha sido tomado de TUNZA, http://www.ourplanet.com