domingo, 3 de julio de 2016

NELLIE BLY




 Nellie Bly, periodista de investigación, free lance. Primera mujer en dar la vuelta al mundo en 72 días  


Elisabeth Jane Cochran que se hizo celebre bajo el seudónimo de Nellie Bly, nació el 5 de mayo de 1864, en Pensilvania.

Tuvo que trabajar para pagarse los estudios de maestra. Sin embargo, un hecho fortuito cambió el rumbo de su vida para siempre.  Su razonada y encendida respuesta a la publicación de un artículo, de corte misógino, publicado en el “Pittsburg Dispch”, provocó la admiración del director que le ofreció un puesto de trabajo en la redacción. Tenía 18 años.


Estaba, de alguna manera establecido, que las pocas mujeres periodistas utilizaran un seudónimo. Ella eligió Nellie Bly, en honor al personaje de la canción del mismo nombre de Stephan Foster.


En el Pittsburg Dispach le fueron asignadas las secciones de moda, arte, jardinería y temas de sociedad. Durante algún tiempo, se mantuvo en la realización de estas tareas pero, aprovechando la oportunidad, pidió que se le asignase el puesto de corresponsal en Méjico y se marchó acompañada por su madre. Estuvo solo seis meses porque el tono crítico de sus crónicas ante la corrupción en el gobierno mejicano, hizo que se viera sometida a la censura y a ciertas amenazas que la obligaron a regresar a Pensilvania. 



Al retornar, se niega a continuar con los temas de sociedad y decide trasladarse a Nueva York. A pesar de sus esfuerzos, no encuentra trabajo y termina por ofrecerse como freelance. De este modo, comenzó a trabajar para el “New York World”, de Pulitzer. Su primer trabajo para este periódico la llevó a la fama en los Estados Unidos.


Ella relata que el  22 de septiembre de 1887, el World le pidió si podía internarse en el manicomio para mujeres situado en la isla de Blackwell, de Nueva York. La idea era escribir un relato sencillo sobre las pacientes en tal institución. ¿Creía tener el valor necesario para poder pasar ese trago? ¿Podría fingir las características propias de la locura hasta el punto de engañar a los médicos sin que se descubriera que era una infiltrada? Dijo que sí y lo hizo. 



Y Nellie Bly apunta un detalle especialmente significativo: desde que entró en el centro no simuló locura, no mantuvo su personaje de demente sino que habló y actuó como lo hacía en su vida real y aunque suene extraño, cuanto más sensatamente hablaba y actuaba, más loca consideraban que estaba.


Su informe, un relato corto pero estremecedor,  “Ten days in a Mad-House” dio a conocer cómo se trataba a las internas, las duchas frías en el invierno sin ningún medio de calefacción, la mala alimentación, los malos tratos, la inactividad a la que se veían sometidas, el abandono de toda esperanza si se ingresaba en tal institución siquiátrica, tuvo la consecuencia de que se aumentó el presupuesto en un millón de dólares y se puso en evidencia que no valía de nada denunciar los malos tratos a los que les sometía le personal de enfermería, porque los médicos no les hacían caso.  Una de sus reflexiones fue: “el criminal que haya realizado los asesinatos más espantosos, tiene derecho a ser escuchado y a ser defendido, el inocente enfermo, no.


Julio Verne, había alcanzado un éxito considerable con “La vuelta al mundo en 80 días” ella, la intrépida periodista norteamericana, se disponía a batir el record del héroe literario de Verne, Phileas Fogg.

Su situación de freelance tenía la consecuencia de que era ella quien proponía los temas al director y cuando le planteó dar la vuelta al mundo en menos de ochenta días, éste lo rechazó aduciendo que una mujer no puede viajar sin la compañía de un hombre, que necesita mucho equipaje, etc. Sin embargo, terminó aceptando y el periódico consiguió el mayor éxito de ventas, en todo el mundo, en la historia del “New York World”.
 
El 14 de noviembre de 1889 partió del muelle de Hoboken en un barco camino de Europa. Pasó 7 días en el barco que la transportó hasta Londres, tomó un tren a París, un tren a Italia y un autobús a través del continente para luego abordar un barco de vapor dirigido hacia el Canal de Suez y Egipto. Luego se dirigió a Singapur, después a Honk Kong, donde abordaría un barco hacia San Francisco. Y desde allí en tren hasta Nueva Jersey. Durante su viaje se permitió hacerle una visita al mismísimo Julio Verne en su residencia de París.

Consiguió por primera vez dar la vuelta al mundo en 72 días, 6 horas, 11 minutos y 14 segundos.

Alcalá de Henares, 3 de julio de 2016

·        Fotografias de Nellie Bly y datos biográficos recogidos en Internet.

·        Las fotografías de aparatos de telefonía exhibidos en la Exposición Permanente de Teléfonica, en Madrid, han sido realizadas por Franziska.

·        Nota.
La historia de esta mujer merecería más tiempo. Escribió novelas, fue corresponsal de guerra, feminista comprometida. Una mujer que siempre denunció la situación en la que trabajaban las mujeres que ella consideraba como mano de obra esclava. Supe de su existencia durante la visita a una exposición de la Compañía Telefónica en Madrid. Deseo compartirla porque mi pregunta es ¿Quién ha oído o sabía de su existencia?