viernes, 13 de marzo de 2009

LO IMPREVISTO


Había encontrado la solución con tanto afán buscada. Tengo que aceptar que, después de leer el informe, toda mi fortaleza moral se vino abajo. Pero, pasados unos días, opté por no rebelarme contra mi destino. En primer lugar, ni quería ni podía reintegrarme a mi puesto de trabajo. Acababa de cumplir 58 años. Estaba separado. No tenía pareja estable y a mi ex mujer ni siquiera me atreví a llamarla porque cualquier relación con ella terminaba, siempre, de la manera más agria. Regalé mi coche. Ni quería ni podía conducirlo. Le entregué a “Cáritas” todas mis ropas de invierno, incluidos los edredones.

Afortunadamente, mis hijos ya no necesitan de mí. María Dolores, la mayor que es doctora en filología francesa, vive en París donde trabaja e iba a casarse con un italiano. Juan, el pequeño, es ingeniero informático y lleva cinco años viviendo en Holanda.

Emprendí una vida de restaurantes de lujo y me trasladaba en taxi para ir a cualquier parte e hice algunos viajes que siempre había deseado y nunca me había podido permitir. Poco a poco, fui gastando la mayor parte del dinero que el banco me había dado a cuenta del valor de mi vivienda. Lo que sobrara, para que mis hijos lo disfrutaran. Todo estaba bajo control.

Esta historia comenzó a principios de año. Había empezado a sufrir dolores abdominales cada vez más fuertes y de mayor duración. En pocos días, el color de mi piel se tornó amarillento. Lo que ponía en evidencia que estaba sufriendo una ictericia. Los dolores, sin embargo, no sólo no pasaban sino que se iban haciendo cada vez más intensos. Me fue diagnostica la presencia de una masa tumoral de cerca de 8 centímetros en el páncreas. Este tipo de cáncer es uno de los más devastadores y, como me dijeron los médicos, actualmente incurable.

Iba desmantelando mi casa, sin prisas, pues encontraba una extraña sensación de bienestar regalando todo aquello a lo que había estado más apegado, incluidos mis libros. Quienes me conocían empezaron a sospechar algo muy anormal en mi conducta. Creo que fue Arcadio, mi jefe del trabajo, el primero que se atrevió a pronunciar la palabra locura. Tampoco nadie comprendía por qué les decía:

--Quiero que tengas un recuerdo mío. Siempre me dijiste que te gustaba esta acuarela de Ibiza. ¡Tómala!

Llegué a contratar mi entierro y a dejar pagados mis funerales. Sin embargo, habían transcurrido los seis meses y aún seguía con vida a pesar de que mi tono vital era muy bajo y me sentía muy cansado. Volví al hospital para que me realizaran un control. ¡El tumor había desaparecido! No me he sentido más desconcertado en todos los días de mi vida. Creía que me estaba volviendo loco. No, no podía ser.

--Pero, vamos a ver, doctor. Aquí se me entregó un informe que decía que mis expectativas de vida eran de unos seis meses.

--Sí, eso es cierto porque, en ese momento, todo encajaba. Las pruebas lo confirmaron. Si algunas semanas más tarde se le hubiera practicado una biopsia, se habría descubierto que, en realidad, era una pancreatitis aguda. Cuando usted ingresó en nuestro hospital, arrastraba un número importante de pancreatitis recidivantes y lo extraño es que, en tales circunstancias, no hubiera fallecido.

--¡No es posible! ¡¡¡Tengo que morirme!!! ¿Lo entiende? ¡¡Haga lo que quiera pero mándeme al otro barrio!!

Esto era peor que el diagnóstico. ¡¡Y todo por ahorrar una biopsia!!!



Franziska
Alcalá de Henares, 10 de marzo de 2009

27 comentarios:

CANTO EN FLOR dijo...

Qué horror!!!
Bueno, ahora tendrá que empezar de nuevo, con más fuerza y tenacidad para procurarse bienestar o de lo contrario tendrá que acudir a sus hijos y vecinos, no crees?
Y todo por una biopsia, qué bárbaros somos a veces...
Un abrazo y feliz fin de semana!

roxana dijo...

qUE HISTORIA!!!!!!!!!!!!!
lO QUE PONES EN MI BLOG DEL AMOR OPINO COMO VOS, HAY QUE OCUPARSE DE DAR AMOR UNO Y CUANDO VIENE DEL OTRO BIENVENIDO SEA!!!!!!!!!!!!!!!!
LO IMPORTANTE ES UNO EN PRINCIPIO, SE SUPONE QUE SE DEVUELVE LO QUE DAS Y EN CIERTOS CASOS L CONFIRME, EN OTROS NO
UN ABRAZO FUERTE!

Decode dijo...

Un re beso
mui lindo blog .

Blog A dijo...

Bueno, que le quiten lo bailao, viajo e hizo cosas que no imaginaba hacer... que dificil regresar a la vida

Anónimo dijo...

Creo que estos momentos límites nos devuelven una interioridad del aquí y ahora, un no va más, una última jugada. Y una presencia real en el mundo, paradógica, pero certera como es verle la cara al final y al mismo tiempo, gozar con la agonía del desprenderse en favor del otro.
Buen tema, doloroso, pero cabe dejarse a veces llevar por los milagros.
Un saludo!

Ana. dijo...

Qué historia, Franciska! Me ha recordado a un señor que salió por los telediarios hace un tiempo, algo parecido, se gastó todos sus ahorros porque le dijeron que le quedaban pocos meses... y ya llevaba unos cuantos de regalo en la ruina!

Mariaisabel dijo...

Que historieta, Dios mío !!!
De todas formas entiendo la postura del señor, pues si nos dicen que tenemos poco de vida, lo normal es pasárselo bien, aunque primero hay que asegurarse bien del diagnóstico no?
Feliz fin de semana, guapa
Besos

almena dijo...

Franciska, esta faceta tuya de escritora de relatos cortos, que desde hace poco nos has descubierto, es verdaderamente magnífica.
Enhorabuena por ella.
Prenden, interesan, intrigan, ¡me encantan!

Besos!

Gwynette dijo...

Qué vamos a hacer con él, Franciska?. Búscale un final feliz!. Toda esa gente con la que él ha sido tan generoso le recompensarán?. Será cierto que el amor con amor se paga?.
..me temo lo peor ! o_O

Besos para ti

Mari Carmen dijo...

Que bueno, Franziska, desde luego es como para tirarse de los pelos. De encontrarme en la misma situación, supongo que me habría alegrado de seguir viviendo, y de paso, seguiría enganchado a disfrutar por todo lo no vivido anteriormente.

Un abrazo :)

Damián dijo...

Y lo mejor de esta hermosa historia contada con maestría es que luego todos acabamos preguntándonos, ¿Y yo que haría?
Un abrazo

Maria Jesús dijo...

Es un relato cruel pues ahora deberá enfrentarse a una nueva realidad. Besos y feliz semana, querida Francisca

NoeliaA dijo...

Es duro aceptar cambios, y si, una vez que son asimilados, hay que retorceder, pues más arduo. Tu personaje expresa mucho de la sociedad actual.

Ah,, pasaba por tu blog, además de a comentarte este cuento, a decirte que justo en el momento en que subimos un texto de una amiga equivocadamente a mi blog, pues ambos blogs estaban abiertos y ella no captaba bien cómo subir, en ese instante entras y comentas! jaja
Te aclaro, pues de lo contrario vas a pensar que retiré el post rapdito por tu comentario!
Saludos. Nos leemos

Kety dijo...

Es posible que se de el caso, -en medicina, como en todos los gremios, todo es posible-. Pero está visto, que, entre médico y paciente nunca se está de acuerdo.

Yo me hubiese alegrado de lo segundo.
Un abrazo

Marina-Emer dijo...

queria Fran:Me he leido todo el texto del bonito relato y lo que menos me esperaba era bque el pobre hombre se quería morir y ya no sería así,¡¡¡que bueno!!! me gustó.
besitos
Marina

roxana dijo...

paso a dejarte un beso

Zafferano dijo...

Hay que ver estos médicos! Primero hacen que te hagas ilusiones y después te dejan tirado! Eso es lo que pasa por estar vivo, que todo el mundo te engaña...!

Besotes guapota, me encantó la historia, pero fíjate que me alegró mucho el final, total, qué más da, a vivir que son dos días!

Campanita de BarZaires dijo...

Fraciska, un final desconcertante e increible, de todas formas, a veces vivimos de una forma que no somos conscientes de lo que nos puede suceder un día, si tuviéramos prensente una situación como esta (Dios no lo quiera) pero como se suele decir, si viviéramos todos los días como si fuera el último, cuantas cosas deberíamos mejorar, enfados tontos que a veces no llevan a ningún sitio, parar a disfrutar de la primavera como las de tus fotos, lo que ocurre, que andamos metidos en la rueda de la vida, dando vueltecitas en la noria, y de vez en cuando, deberíamos pararnos y respirar, amar lo que tenemos y se nos da, el carpe diem que se nos olvida muy a menudo.
Me encantan tus relatos y todas tus cositas, soy fan tuya, pero de corazón, asi lo siento.
Un beso enorme y todo mi cariño.

Carol dijo...

Una historia para pensar, para plantearse qué haríamos en esa situación.

Creo que me alegraría mucho si me ocurriera el sorprendente final, pensaría que volvía a nacer de nuevo y con mucha experiencia para la nueva vida.
Esperaría que me devolvieran lo que regalé en esas circunstancias que habían desaparecido y tendría no muy buena opinión del que no lo hiciera pero no me amargaría la vida por ello.

El mejor regalo sería seguir viva, a partir de ahí bien vale empezar de cero.

Un beso Franziska.

RosaMaría dijo...

Qué buena historia Franziska!, muy bien llevada y las ilustraciones una maravilla.
Sabés que te dejé en el juego... un comentario erróneo, que por suerte no salió. Quería felicitar a Josefa por su santo y lo escribí en tu blog, cosas del incociente, de todas maneras reitero mi deseo de que pases un feliz día, porque sí no más. Besotes y feliciaciones por el relato, redondito.

Albañil dijo...

hola amiga
llevo tiempo sin pasar por aqui pero la verdad es que lo estoy pasando
mal y apenas tengo ganas de nada
perdoname

un beso

Marina-Emer dijo...

SI fRANZISKA A MEDIDA QUE LEIA ME VENÍA AL PENSAMIENTO ALGO Y AL PENSAR SEGUN LO LEIA ME ACORDE DEL FINAL Y ME DIO LA RISA BOBA,EL TONTÓN SE CURO Y NO ESTABA CONTENTO HAY QUE VER QUE LOS HAY...
besitos Marina

Fernando dijo...

Te digo que el artículo de Galdeano me lo pasó una queida amiga de Rosario de Santa Fé.
Encantadora tu historia.
litten
Besos

Una senderista. dijo...

Eso me recuerda a un episodio del Doctor House, que simpático.

Fugaz dijo...

Sinceramente, es uno de tantos casos (conozco alguno) en el que han dado un diagnóstico y luego con un, pues no era lo que parecía, se han quedado tan panchos. Y el mal sobre todo moral, ya estaba hecho, vamos!!

Esperemos que por lo menos todo lo que regaló, los demás supieran luego agradecerlo (déjame ponerlo en duda...)

PIER BIONNIVELLS dijo...

Dios!!
Pobre!! Ahora solo le queda comenzar desde cero!!
Lo más importante que aún vive y podra estar en esta tierra mucho tiempo.. aunque ahora no tenga un duro..jo!!Espero que estes bien..
Te dejo abrazos.

roxana dijo...

No son iguales los besos de tus nietos e hijos, pro aca va el mio! Siempre necesario! FELIZ DOMINGO DE PASCUAS, ESPRO RECIBAS MUCHOS BESOS Y CARICIAS Y MIMOS. ROXANA