viernes, 27 de noviembre de 2009

El cántaro vacío es el que más suena

 “Ese que habla tanto está completamente hueco, ya sabes que el cántaro vacío es el que más suena  TAGORE



La frase se apoya en la sabiduría popular de todos los pueblos.  No sé cuántos pero, es seguro que habrá refranes en español sobre el tema, la charlatanería está muy mal vista. Y lo está con toda razón porque no es grato soportar las constantes intervenciones del parlanchín, que es una criatura que se supone en posesión de la verdad y de la sabiduría. Lo curioso de esa persona locuaz es que  no se reconoce a sí misma como portadora de tal vicio.  Considera que tiene un carácter extrovertido, que es comunicativa, que le gustan las tertulias, que estima el intercambio de opiniones y un largo etcétera de argumentos.


Este vicio, como todos, produce sus variedades.  De entre todos los tipos de charlatanes que conozco, a mí el que más me gusta es el chistoso.  Cuenta y no acaba: un chiste tras de otro. Horas y horas puede estar exhibiendo sus conocimientos.  Hace reír a todo el mundo y es el auténtico charlatán al que todos soportamos con agrado.


El más difícil, a mi juicio, es aquél que es reiterativo.  Tiene un argumento, una opinión, una idea política, nunca más de una.  Es capaz de pasarse horas con el mismo e irrefutable argumento.  Aprovecha la menor oportunidad para insistir y relacionar cualquier otro tema, por disparatado que sea, para volver a poner de relieve la solidez de sus explicaciones.

Existe también el charlatán paradójico. Siempre en el santo nombre de la lógica y la filosofía –es aficionado a nombrar a Sócrates y a Platón- y como no habla en su nombre sino en el de los sabios que en el mundo han sido, no admite que sus opiniones no puedan ser aceptadas por otras personas.  Interrumpe a todo el mundo, no tiene el menor respeto por sus semejantes y no permite que nadie diga más de unas pocas palabras donde él esté presente.


Está el tipo cotorra, el que no sabe de nada pero habla de todo de un modo incontenible con una cháchara  arrolladora, incapaz de contenerse, arrasa con todo y es imposible olvidar el sonido de su estridente voz.  Puede defender con ahínco lo mismo que acaba de atacar.  ¡Hasta sueña en voz alta!

Está, también,  el que siempre cuenta sus penas, sus enfermedades y terribles tristezas.  Si lo ves a diario, te repetirá por activa y por pasiva cuánto sufre, qué mal lo pasa, que odioso es vivir en un mundo tan injusto y cuántos han sido sus sufrimientos.  Lo tiene que contar todos los días para que no se le olvide.


Y los hay de mi calaña que ven la paja en el ojo ajeno y por este motivo se han permitido hablar de las otras variedades de charlatanes.  Nos gusta hablar.  El tiempo no transcurre cuando nosotros tomamos la palabra.  A veces, observamos que nuestra victima quiere escapar y se disculpa pero nosotros no lo permitimos.  Le decimos, sí, sí, ya acabo sólo es una cosita importante.  Media hora más tarde, nuestro desesperado oyente no sabe si optar por asesinarnos o por salir corriendo y pedir socorro para librarse de esa última cosita que tenemos que puntualizar. La gente es buena y, la próxima, vez optará por cambiarse de acera y decirnos, desde lejos, que tiene mucha prisa. Y así, buscando una víctima cada día, nos pasamos la vida lamentando lo insolidario que es este mundo.  Y terminamos hablando solos porque es preferible pasar por locos que estar callados.

Franziska
Alcalá de Henares, 25 de noviembre de 2009
  

32 comentarios:

carmen dijo...

La sentencia de TAGORE, rotunda.

Tus fotos de travesia a través de la ventanilla del tren, son muy luminosas. Me gustan mucho FRANZISKA!

Ya colgué la crónica de la carrera de orientación en la Sierra de Segura. (Entrad y me contais)

Tu relato, muy divertido e interesante. Hay tantas personas que presisan comunicarse... y no tantas escuchas activas como deseariamos.
Un ARTE esto de la comunicación!

Un abrazo y que la luz acompañe tus rutas vitales!

Localizaste a Franco Fontana? te envió unos enlaces a tu correo.

Lydia dijo...

Interesante lo que dices. Yo no se en que categoría estoy. Me gusta escuchar, pero tambien dar mi punto de vista y a veces creo que tengo razón. Por esto doy mi punto de vista. Alomejor soy pesada? No lo se...

El caso es que la comunicación es un arte. Pero tambien el silencio. El silencio lo sobrepasa todo. Y a veces, francamente, para que hablar? Si en el fondo nadie te escucha. Y alomejor no es importante que alguien te escuche.

Un abrazo,

Una senderista. dijo...

Todos somo un poquito charlatanes, jeje, lo que pasa es que hay algunos verdaderamente insufribles.

Carol dijo...

Soy más bien callada, pero si tengo que dar mi opinión lo hago con todo respeto y admitiendo que no estoy en posesión de la verdad absoluta.

Me encanta escuchar y siempre veo la botella medio llena.

Las fotos, geniales.

Besos Franziska.

M@bel_es_ Azul dijo...

Hola Franziska, me alegro de leerte de nuevo. ¿cómo estas? Con cuál me reflejaré? jajajaj Mejor lo dejamos ahí.

Mariaisabel dijo...

Yo soy habladora, pero creo que también sé escuchar.
El silencio a veces se agrade.
Un abrazo

Issa dijo...

Wow! Genial tu narrativa! te felicito y eres bienvenida siempre en mi blog al igual que yo te agregare en mis favoritos. Gracias por visitar.

toupeiro dijo...

Uno de los aspectos que más diferencia a un ser humano de otra especie animal es, precistamente, la capacidad de expresarse, pensar, argumentar, cuestionar...
Hablar mucho no es malo pero prefiero a quien habla mucho y bien, que sabe lo que dice, aunque en un determinado momento pueda llegar a ser aburrido y pesado; que a otros tipos de charlatanes bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla,

azul dijo...

Hola...encantada de conocerte...

Dios! Me agobié leyendo este post, recordando algunos momentos que he pasado en mi vida con charlatanes y no he sabido como marcharme...jajaja

Yo es que soy más de las que escucho...pero hay mucho charlatan que no te deja ni meter una frase

Pero muy bien explicado

Yo tambien vendré a visitarte...y feliciddes por el premio

Besos

Blog A dijo...

Juraria que había dejado un comentario en esta entrada, eso me pasa por no asegurarme.
Pues vuelco a comentar, yo soy charlatana de las que hay que parar.. jajajaj empezaré a disfrutar de mis silencios.

Alejandro Kreiner dijo...

Hay de todo en la viña del Señor... si fueramos todos iguales sería muy aburrido,..

Saludos.

josefina dijo...

En verdad que si, algunas veces hablamos y hablamos sin pensar que la persona que escucha esta "HASTA EL MOÑO" de oírnos.
Me gustan las fotografías.
Un saludo

Carol dijo...

Hola querida amiga: Te traigo una participación a un posible premio de Lotería de Navidad.

Pasa por mi blog y lees las instrucciones, si quieres, a tu vez puedes repartirlo entre cinco blogs o más.

Lo mejor de todo:
¡Es gratis!

Espero que te agrade la idea y participes.

Muchos besos, Franziska.

tia elsa dijo...

Ay Franziska pero si tu charla es como escribes, sin duda atrapás a tu oyente. En cuanto a los charlatanes, al igual que tu me gustan los que són cómicos o los muy instruidos, de quienes siempre se aprende, me molestan los quejosos, los arrogantes y los pesados que siempre se alaban a si mismos y no dejar de recalcar lo bueno, lo inteligente y demás dones que dios les dió, obvio porque se lo merecen! Besos tía Elsa.

Pdta: pasa por mi blog te puede interesar que hay algo para ti.

sara dijo...

Hola Franciska, es un placer conocerte, el artículo resulta de lo más interesante, si me lo permites me quedo ojeando tú blog.

Muchos besos.

Sara

sara dijo...

Hola de nuevo, no puedo entrar en tu otro blog, llevo tiempo intentándolo y no soy capaz, no sé si es un problema de mi ordenador o le pasa a más gente.

Besos.

sara dijo...

Gracias por tu comentario, yo también te enlazo :)

más besoss

sara

María Jesús Verdú dijo...

Tagore, interesante. La verdad es que no se equivoca con las etiquetas que construye. Me ha encantado leerlo, querida Franciska. Adoro visitarte

mixtu dijo...

lo importante es comunicar...

e male... de quien habla e estay hueco...

hay personas así...

solo hay que crear distancias delles...

el cántaro lleno mata la sede... _)

abrazo serrano

salvadorpliego dijo...

De una forma o de otra, todo charlatán termina siendo desagradable.
Gracias por compartir.
Un placer leerte.

Josefa dijo...

Leyendo este post. Trataba de encontrar que clase de charletana era yo. Creo que soy de tu calaña.ja.ja.ja. Muy interesante me ha gustado mucho.
Un beso.

Conchita dijo...

Hola Francisca
, hacia tiempo no entraba en este blog y es muy interesante leyendo pensé...en que categoría me encuentro? jajaja desde luego chistosa no lo soy, charlatana en algunos momentos, en fin creo todos tenemos un poco de cada grupo dependiendo del momento esta es mi humilde impresión .
En tu última visita me dices que esperas un pods ya lo puse felicitando las pascuas en el otro blog.
Besos amiga hasta la próxima

Fugaz dijo...

De hecho, cuando uno topa con dicho parlanchin y no hay forma de hacerlo callar, a veces termina volviendose alguien tan insorportable que en cuanto asoma por la esquina salen todos huyendo, si es que pueden porque sino pobre del que se queda. Pero si es cierto que hay muchas personas que necesitan hablar, comunicarse, compartir y debatir aquello que piensan, y tal vez no se dan cuenta en qu´e momento se pasan y acaban siendo demasiado pesados.

Un fuerte abrazo!!!!!!!

María Jesús Verdú dijo...

Paso a saludarte, a desearte unas felices fiestas y a dejarte un fuerte abrazo

Begoña (Murcia) dijo...

Mi frase preferida: "Hay cosas que están más allá del poder de las palabras" TAGORE.
Me ha encantado esta disertación sobre la variedad de conversaciones o monólogos, según se mire. Te confesaré, que a los que menos aguanto es al de los chistes. A no ser que sea, verdaderamente fantástico.
Tenía ganas de volver contigo.
Un abrazo muy fuerte

RosaMaría dijo...

jajaja... Qué definiciones tan acertadas! Me encantaron las fotos. Es un verdadero arte el: escuchar, o aguantar a veces con paciencia al que se expresa.
Te quiero Franziska. Que seas feliz junto a los tuyos. Un abrazo cariñoso

Rosario dijo...

Muy bonitas tue fotos y el comentário es... La vida misma, conozco atodos y como tú me quedo con el "cuantachistes".
Los políticos me aburren, y los enfermos crónicos me deprimen.

Tu chispa final, GENIAL.
Un abrazo fuerte y gracias por pasearte por mi blog y dejarme tus
lindas palábras.
Un abrazo fuerte

Isol dijo...

La verdad es que a me dida que te leía iba relacionando con las personas que conozco,mi hijo será el charlatán repetitivo,de hecho habla,habla y habla,yo en la red soy charlatana pero en la vida aun soy muda espero que de a poco recupere el heco de hablar,opinar,y me encantaría que huyan por lo mucho que hablo significaría que al fin me quité mis ataduras del todo! te mando un fuerte abrazo y te deseo felices fiestas querida Franzisca!

Anónimo dijo...

Genial; he llegado aqui de mano de mi Carmen y me reconozco cotorra compulsiva, estaba temiendo un hachazo final,pero me ha encantando la benevolencia salvadora de tu autoclasificación, si me lo permites, me apunto y te pido prestado el argumento para sobrellevar esta locualidad ante tanto silencio que, reconozcámoslo, lo mismo es el venerado vestido de la templanza que el agujero donde esconder la cobardía. Gracias y encantadada.
Firmado:II.II. (Raquel)

Marucha dijo...

Francisca, las fotos estan de lujo.

La ciudad preciosa.
Gracias por visitar mi hogar-blog.
Recibe un abrazo desde México.

Lo que yo escribo,es lo que personas de edad me han narrado,textual,palabra a palabra,con punto y coma.lo convierto en libro,a los que dieron datos,les regalo un libro,luego lo presento en público y luego lo voy vaciando a un blog,para se conozca la voz de algunos de los habitantes de este punto del planeta.

y también he escrito algunos libros de cuentos y narraciones mías,que también estoy vaciando en blogs.

así va la cosa.sin lucrar,por el placer de leer y escribir.

y también me encanta tomar fotos,aunque no me salgan tan bonitas como a ti.

Franki dijo...

Creo que todos salimos mas omenos retratados:), supongo que forma parte de nuestras propias necesidades y al volvernos cada vez mas insociables, en cuanto pillamos a alguien con quien poder descargar, se nos nota mas el plumero:).
Personalmente los que no soporto son los paradójicos, el chistoso aveces me divierte pero al final termina por acomplejarme, al intentar repetir sus chistes para amenizar una velada:)

María Jesús Verdú dijo...

Querida Franciska:

he leído tu comentario en mi blog y esperaré pacientemente a que regreses. Espero que pronto soluciones esos asuntos y, a veces, va bien desconectar un poquito de internet y llevar a cabo otro tipo de cosas. Sin embargo, al final acabamos echando de menos la red... Besos, querida ammiga. Regresa cuando el tiempo y las circunstancias te lo permitan. Recibe todo mi cariño