Suscribirse por correo.

miércoles, 9 de junio de 2021

LA BIOPSIA

 


 

 Tengo que empezar diciendo que, después de leer el informe,  toda mi fortaleza moral se vino abajo. Sin embargo, pasados unos días, opté por no rebelarme contra mi destino. Acababa de cumplir cincuenta y ocho años. Estaba separado y no tenía pareja estable y a mi ex mujer ni siquiera me atreví a llamarla porque cualquier relación con ella terminaba siempre de la manera más agria.
 
Emprendí una vida de restaurantes de lujo que nunca me había podido permitir y para ir a cualquier parte, me trasladaba en un taxi. Pasé unos días en París y estuve una semana en Roma. Así, poco a poco, me fui gastando la mayor parte del dinero que el banco me había anticipado a cuenta del valor de mi vivienda.
 
A principios de año había comenzado a sufrir dolores abdominales: cada vez más fuertes y de mayor duración. En pocos días, el color de mi piel se tornó amarillento: lo que ponía en evidencia que estaba sufriendo una ictericia. Los dolores, sin embargo, no solo no pasaban sino que se iban haciendo cada vez más intensos. Me fue diagnosticada la presencia de una masa tumoral de cerca de 7 centímetros en el páncreas. Este tipo de cáncer es uno de los más devastadores y, como me dijeron los médicos, es actualmente incurable.
 
Llegué a contratar mi entierro y a dejar pagados mis funerales. A pesar de que mi tono vital era muy bajo y me sentía muy fatigado, volví al hospital cuando ya habían transcurrido los seis meses y, ante mi extrañeza, yo seguía vivo.  ¡El tumor había desaparecido!  No me he sentido más desconcertado en todos los días de mi vida. Creí que me estaba volviendo loco. No, no podía ser.
 
-Pero, vamos a ver, doctor. Aquí se me entregó un informe que decía que mis expectativas de vida eran de unos seis meses, como máximo.
 
-Sí, eso es cierto porque, en ese momento, todo encajaba. Las pruebas lo confirmaron. Sin embargo, si algunas semanas más tarde se le hubiese practicado una biopsia, se habría descubierto que, en realidad, era una pancreatitis aguda. Cuando usted ingresó en nuestro hospital, arrastraba un número importante de pancreatitis recidivantes y lo extraño fue que, en tales circunstancias, no hubiera fallecido entonces.
 
-No es posible. ¡¡¡Tengo que morirme!!!  ¿Lo entiende?  ¡Haga lo que quiera pero mándeme al otro barrio!  Esto era peor que el diagnóstico y todo por ahorrar una biopsia.
 

NOTA:  Cuento escrito con fecha 20 de abril de 2013, y que vuelvo a publicar. 

Alcalá de Henares, 9 de junio de 2021
FRANZISKA  para "LA TORTUGA DE DOS CABEZAS"

jueves, 3 de junio de 2021

SUCEDIO EN EL BALNEARIO

 


Todos la vieron llegar acompañada de su chofer y de un número considerable de maletas. Enseguida preguntó si disponía la habitación de caja fuerte. Era imposible no advertir que lucía, con ostentación, pulseras, anillos, collares y pendientes: algo semejante a un muestrario de joyería portado por un ser viviente. El chofer esperó pacientemente a que la señora acabara de establecer sus condiciones de alojamiento y cuando ella terminó, le despidió con un aire risueño y dijo:

-Alberto, descanse que mañana tendremos un día movido. Llámeme, a las ocho. Espero que la casita del pueblo le resulte confortable. ¡Hasta mañana! Se dirigió al ascensor con aire resuelto. Si quería no pasar desapercibida, lo había conseguido. 

Sentado en el fondo del hall leyendo distraídamente un periódico de la comarca, estaba Sebastián Gándara cuya atractiva presencia –era un hombre muy guapo- no había pasado desapercibida a la curiosa observación de nuestra protagonista: se cruzaron sus miradas y él pensó que resultaba muy atractiva; y ella, que aquel tipo parecía interesante. Sebastián creyó que había llegado el momento de vestirse para la cena.  

Marta, nuestra protagonista, tenía un cuerpo escultural. Sus movimientos eran elásticos y acompasados, en sus ojos brillaba una luz de extraordinaria inteligencia. Cuando bajó a cenar, vestía un traje gris oscuro, entallado, con un escote en forma de uve.  El traje, casi hasta los tobillos, mostraba al avanzar una abertura lateral que dejaba al descubierto sus magníficas y bien torneadas pantorrillas.  Sebastián la observaba con interés y pensó que no le iba a ser fácil abordarla. Estaba tan cerca de su mesa que se dedicó, de un modo rutinario, a dirigirle miradas incendiarias para demostrarle que le gustaba.  Ella parecía ignorarle hasta que, llegado un momento, mostró una sonrisa encantadora, al tiempo que le miraba directamente a los ojos, cuando respondía al móvil que enseguida procedió a apagar. El consideró que había recibido la primera señal de aprobación. Salió y la estuvo esperando y, con una excusa banal, la abordó. 

--Perdone, creo que nos hemos visto en alguna parte. No puedo olvidar a una mujer tan bella e interesante.  Permítame que me presente, mi nombre es Sebastián Gándara de Suances.

Ella, sonriendo, aseguró que le recordaba a alguien que había cenado muy cerca de su mesa. Entablaron una conversación cordial y terminaron sentándose en el jardín.  Estuvieron charlando más de dos horas. Las cosas habían empezado a encarrilarse con más facilidad de lo que él pensaba.  Ella, le dijo que estaba viuda desde hacía dos años y que sentía una gran tristeza por la pérdida de su esposo un industrial guipuzcoano. Tampoco tenía hijos y, siendo hija única, sus padres hacía tiempo que habían fallecido, no tenía familia.

Sebastián Gándara dijo que su profesión se relacionaba con la venta de obras de arte y que estaba a punto de instalarse en Madrid, lugar en el que tenía importantes contactos con ese mundo de las inversiones. Dijo que estaba muy ilusionado con el proyecto.

Quedaron para desayunar a la misma hora y organizar alguna excursión por los alrededores tan pronto como concluyeran con los tratamientos del balneario.   

El chofer tuvo su primer día libre.

El la llevaba en su coche y, por todas las apariencias, aquello parecía un romance de características avasalladoras. Los apasionados planes de futuro, las confidencias, las caricias, la ternura que él mostraba y ella recibía con todo el agrado. Sebastián era un hombre culto y buen observador  y parecía pendiente de satisfacer sus menores deseos. Tres días de galanteos, besos y caricias llevaron la situación a un límite difícil de contener. Él temía lanzarse y estropearlo todo y Marta, se preguntaba por qué él no tomaba una decisión. 

Marta  le llamó y le dijo con voz, en la que se podía escuchar la emoción, que le estaba echando de menos y que si quería acompañarla a dar un paseo por alguna de las rutas de senderismo, que pasara a recogerla.  Él aceptó con entusiasmo y en pocos minutos estaba llamando a la puerta de su habitación. Pasa, enseguida acabo en el cuarto de baño. Toma lo que quieras. Él echó una ojeada por la habitación que estaba bastante desordenada y comprobó como el armario estaba abierto, de par en par,  y también la caja fuerte. Su reacción fue inmediata. Con el mayor sigilo retiró un saquito negro de cuero que contenía las joyas de Marta y escribió en un papel: “He olvidado algo, enseguida estaré aquí, amor mío”.

Salió sin cerrar la puerta y llevando en las manos el saquito.  Se dirigió a toda prisa al lugar donde tenía el coche y acomodó su botín en la maleta de menor tamaño. Sus ojos brillaban con una intensa complacencia. ¡Qué fácil se lo había puesto! Cuando iba a introducirse en el coche, se vio rodeado por un grupo de cuatro policías que, en un instante, le habían dado el alto y esposado. Con asombro, reconoció al chofer de Marta.

Estupefacto dijo:

 -Usted era el chofer. ¿Ella también es policía?  Está claro que me han tendido una trampa…¡Hijos de perra! 

Marta dejó escrito en su informe del día. Por fin lo atrapamos hoy. Después de comprobar por mi misma el poder de seducción de este individuo –tenemos aún que averiguar su nombre real- no volveré a mostrarme tan “suficiente” con ninguna de las mujeres que han tenido la desgracia de encontrárselo en su camino. Su rostro posee más de quince documentos de identidad falsos y su autentica especialidad ha sido siempre desaparecer sin dejar rastros. 

Cuando volvió a enfrentarse con la mujer que la habitaba sintió que se había traicionado a si misma. Desde luego, se había excedido en el cumplimiento de sus funciones y se había dejado atrapar por aquel individuo sobre el que pesaban una larga lista de hechos delictivos cuyas víctimas habían sido siempre mujeres a las que enamoraba primero y luego, estafaba.  Era probable que la mayoría de sus fechorías fueran silenciadas por sus víctimas.  Lágrimas ardientes resbalaban por sus mejillas porque, contra toda lógica, solo deseaba salvarlo. En aquel momento, no podía evitar sentir una rabia que nacía contra si misma por haberse dejado arrastrar por sus emociones.  Y, a partir de ese instante, su enloquecido corazón se puso a trabajar en la idea de encontrar algún modo de salvarle.




Alcalá de Henares, 3 de junio de 2021
Nota.  Fue publicado por primera vez, con fecha 11/12/2013
bajo el seudónimo de Franziska

lunes, 24 de mayo de 2021

 

La prisionera

 

Escapar, salir de donde estaba prisionera era el único pensamiento que tenía tanto al  quedarme dormida como al despertar para, invariablemente, comprobar que seguía tras aquellos gruesos barrotes. Había conseguido aflojar uno, el que estaba más próximo a la pared, y  lo cubría con mi cuerpo durante el día. Aparentaba dormir cuando abrían la rejilla para dejarme la comida pero era solo una táctica, a la espera de un descuido de mi guardián.  Me convencí de que la noche era el momento más propicio para mi huida y por fin llegó la ocasión. Pude arrancar el barrote y salir. Escapé por la chimenea de la ventilación y mi sorpresa fue enorme cuando comprobé que no había alcanzado el exterior sino que estaba en otro lugar sin jaulas. Me dispuse a buscar la salida y los encontré allí, me llenó de terror la idea de que se pondrían a dar sus espeluznantes gritos y volverían a encerrarme. No tuve opción: su vida o la mía: tuve que estrangularlos. Conseguí escapar  y llegué al tejado. Libre, al fin. No fue complicado  alcanzar un territorio entre los árboles aunque aquel no era igual que el lugar en el que había nacido.  Recuperé la noche, la presencia de la luna y el brillo de las lejanas estrellas. Me apresté a cazar de nuevo, toda la vida corría nuevamente por mi cuerpo. Yo soy una pitón Seba,  lo tengo a gala. No he nacido para vivir en una jaula.


NOTA:

Este relato nace de una noticia:  DOS HERMANOS DE  CINCO Y SIETE AÑOS HAN MUERTO ESTRANGULADOS POR UNA SERPIENTE PITON

Para que dos hermanos de cinco y siete años murieran estrangulados por una serpiente pitón en Canadá, tuvieron que encadenarse una serie de circunstancias. Primero que esos niños fueran invitados a pasar, precisamente esa  noche a casa de un amigo que vivía en Campbellton. Cuyos padres eran dueños de una tienda de mascotas.

Sin embargo, el hecho llega a producirse porque desde el año 2009 en la provincia de Nuevo Brunswick, se permite la venta y posesión en las tiendas de mascotas, de serpientes no venenosas de hasta tres metros de longitud.

¿Cómo pudo ocurrir?  La pitón se escapó de su jaula durante la noche y accedió, a través del sistema de ventilación, a la vivienda que había encima de la tienda. Por último, los niños invitados estaban en el salón durmiendo en un sofá. Ninguna puerta les protegía.


Alcalá de Henares, 24 de mayo de 2021

Microrrelato realista realizado por Franziska para ser publicado en "La tortuga de dos cabezas.blogspot.com"

miércoles, 12 de mayo de 2021

Serie de cuentos de Franziska

 

                 Entretejidos en la aurora, los sueños de Manuela se despiertan con ella. La llevan de la mano hasta la escuela. Sonríe, como siempre, distraída. La maestra, con voz monótona-la rutina se asienta en su trabajo- va a explicar las fracciones ese día. Manuela imagina manzanas troceadas y recuerda que no ha desayunado. Tiene hambre. Los números tienen formas y son sujetos que viven en el mundo del rigor. La campana para salir al recreo, por fin, suena. Carmen muestra un bollo que se va a comer con apetito. Manuela no quiere dejarse devorar por la envidia. Se aleja del patio y se aposta en la reja. Los sueños vuelven a volar en su cabeza.

Alcalá de Henares, 12 de mayo 2021

lunes, 25 de marzo de 2019

Volvemos a la posición de descanso



Por motivos personales, estaré alejada de mis blogs y de los temas que publico. No obstante, deseo y espero cumplirlo, seguiré pasando, de vez en cuando por vuestros blogs para que sigamos en contacto.  Esta nota es la que pensaba insertar en todos los blogs hasta que completara mi listado.  He realizado esta mañana algunas visitas y es por eso que
he cambiado de opinión pues el sistema es muy lento y me exige un tiempo del que no dispongo.  Quiero agradecer a todos vosotros su presencia y palabras amables y deseo que mi regreso pueda ser lo más breve posible.
Un abrazo con todo mi afecto para todos.
Alcalá de Henares, 25 de marzo de 2019

martes, 5 de febrero de 2019

Flores de almendro para Claudia

Querida Claudia, como ya te indiqué me ha parecido que éste era el medio más cómodo para las dos y en el que te pueden llegar mejor las fotografías.

Las dos primeras, las tomé en un lugar situado muy al sur del Valle de Arán que es un lugar de los Pirineos precioso pero singularmente frío.











Como puedes ver la floración estaba en sus comienzos y los arbolitos estaban situados en una finca a la que no se podía pasar...si hubiéramos podido acercarnos...pero, no fue posible.






Las siguientes fotos fueron realizadas en Madrid en el Parque Quinta de los Molinos. Lugar en donde se cultivan dos variedades de color: flores blancas y rosas que seguramente tendrán alguna consecuencia en el tipo de almendras que producen.  Era una finca particular que fue adquirida por el Ayuntamiento de Madrid. Es un lugar muy hermoso con fuentes, habitado por mirlos, urracas y gorriones y algunas otras especies.  Hay rosales, macizos de mimosas, abundante arbolado de sombra y uno de sus mayores encantos es que cuando lo visitas, tienes asegurada la tranquilidad, la paz y el aire puro. Merece la pena hacer una visita siquiera en el mes de febrero que es cuando florecen los almendros en Madrid.







Verás que el detalle es mi especialidad pero, ay, los árboles enteros son para mí todavía una asignatura pendiente.

Como de prometí -si puedo- iré al Parque de los Molinos en cuanto sepa que están en flor. Te prometo que me ocuparé de los árboles y que Dios reparta suerte, como dicen los toreros.

Alcalá de Henares, 5 de febrero de 2019

Fotografías realizadas pòr Franziska para Claudia Deangelis, bloguera entusiasta
que hace años nos abandonó para estar en Face Book. Desde su muro pueden otearse los más interesantes temas que se cuelgan en la red, creo que hace más de diez años que nos pusimos en contacto. La diferencia de edad, hizo que yo me propusiera para ser su mami-abu -título que tienen solo mis propias hijas y escasas personas amigas- y que ella aceptó de buen grado. 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

MARUJA MALLO






Es una mujer cuya obra fue silenciada en España durante muchos años. Sin embargo, fue una de las figuras más representativas de la Generación del 27 y uno de los grandes exponentes internacionales del surrealismo cuya obra está a la altura de la realizada por Tanguy y por Magritte.  Todavía hoy se le sigue regateando ese reconocimiento.



Maruja Mallo nunca sintió la necesidad de ponerle un nombre a su estilo: pintaba lo que le asombraba y lo hacía como ella quería. Su carrera artística fue un proceso continuo de experimentación y alcanzó una gran madurez estilística en los diversos movimientos artísticos que recorrieron el siglo XX.




Gracias a la exposición que Ortega y Gasset le organiza en la sede de la Revista de Occidente, a finales de los años 20, comienza a ser conocida como una vanguardista precoz.  La aparente espontaneidad de sus obras es de un simbolismo materializado a golpe de escuadra y cartabón, en milimétricas superposiciones geométricas. De esta creación emergió una sinfonía de colores y figuras que dio forma a composiciones mágicas




Durante la República desarrolló una triple dedicación docente como Profesora de Dibujo en el Instituto de Arévalo, en el Instituto Escuela de Madrid y en la Escuela de Cerámica de Madrid para la que diseñó una serie de platos que se destruyeron durante la guerra civil.





En el año 1935 y durante el año dedicado al Arte Español Contemporáneo en el Jeu de Paume, el Museo de Artes Extranjeras de París, adquiere una de sus obras.





También en el mes de febrero de 1935 tiene lugar el encuentro definitivo con el poeta Miguel Hernández en la Casa de las Flores de Pablo Neruda, aunque le había sido presentado años antes por Arturo Serrano Plaja. Lo cierto es que juntos planearon el drama “Los hijos de la piedra”, inspirado en los sucesos de Casas Viejas y Asturias y, a la influencia de Maruja Mallo, se deben las cuatro composiciones que Miguel Hernández separó del “El rayo que no cesa” bajo el nombre de “Imagen de tu huella” y 18 de los 30 poemas de esa obra.






Con el estallido de la Guerra Civil Española llega el exilio y con éste su etapa expresiva más compleja y de mayor pureza. Tenía 34 años. Recorrió gran parte de América del Sur dejándose asombrar por la naturaleza de las montañas y del mar, recogiendo los objetos que el océano arroja para llevarlos como motivos centrales de sus obras, como cuerpos llenos de significado. De estos viajes nacen algunas de sus creaciones de mayor integridad surrealista. Entre la producción de esta época es preciso destacar sus cabezas y máscaras, auténticos trabajos técnicos, basados en estudios etnográficos y obras de gran formato.




En 1962 regresa a España y se instala en Madrid y realiza una exposición en la galería Mediterráneo.  La que era una de las grandes figuras del surrealismo de preguerra, en esos momentos era casi una desconocida y se  apartó de la vida pública.



En 1979, cuando ya había cumplido 77 años comenzó su última etapa pictórica.  En la década de 1980  se le ofrecieron varias exposiciones y premios como

·        La Medalla de Oro  al mérito en las Bellas Artes, concedida por el Ministerio de Cultura en 1982.  Y el
·        Premio Artes Plásticas de Madrid
·        La Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid en 1990
·        La Medalla de Galicia en 1991




Maruja Mallo que había nacido en Vivero (Jugo) en 1902, siendo la cuarta de catorce hermanos, abandonó el mundo en 1995, cuando ya había dejado claro el valor de su pintura y, en su ausencia, sus obras continúan dando testimonio  de su espíritu creador. Sus cuadros y grabados han sido expuestos en importantes museos y galerías de arte de Europa y América y, en España, pueden ser admirados en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía.



Alcalá de Henares, 29 de noviembre de 2017
Toda la información y las imágenes se han recogido de diferentes fuentes de Internet. Franziska



Nota.

Presento este post sobre Maruja Mallo porque ví en el blog de Luz Caroba una hermosa referencia sobre esta artista cuyo nombre yo he relacionado siempre con Miguel Hernández.  Referirme a mujeres excepcionales  es el santo y seña de este blog, el motivo más importante por el cual se mantiene en funcionamiento.

La primera fotografía corresponde con una imagen de juventud de Maruja Mallo.  El resto de las imágenes son copias de obras realizadas por Maruja Mallo.