lunes, 1 de junio de 2009

PALOMAS

La paloma bravía apareció en Australia por primera vez hace veinticinco millones de años y todavía vive en algunos acantilados marinos. También la paloma bravía fue domesticada por vez primera por los egipcios por su carne y como mensajeras.


Paloma P O'Donnell CSC_0307

Las poblaciones urbanas de palomas fueron formadas por animales domesticados que se escapaban. La peor enfermedad relacionada con las palomas es la psitacosis o fiebre del loro. Por otro lado, las palomas se han demostrado especialmente resistentes al virus de la gripe aviar.

Paloma bebiendo CSC_0308

Para sobrevivir en estado salvaje, la paloma debe mantener los ojos abiertos ante la amenaza de sus depredadores. La posición de los ojos, a los dos lados de la cabeza, les aporta un campo de visión que se aproxima a los 340 grados. Para volar tiene que procesar la información visual tres veces más rápido que un humano.

CSC_0335

¿Por qué mueven la cabeza?

paloma a través de la reja DSC_0167

Dado que las palomas no pueden mover los ojos, desplazan la cabeza hacia adelante cuando caminan con el fin de mantener la estabilidad y no perder el enfoque visual para no correr riesgos.

Cigüeñas y palomas DSC_0225

Otras observaciones han detectado que las palomas se desorientan si se les tapa el ojo derecho, lo que no ocurre si se le tapa el izquierdo. Este hecho unido al descubrimiento de magnetita en su pico, refuerza la suposición de que estas aves perciben en campo magnético terrestre y de que esta “brújula” está ubicada en el ojo derecho. Es decir, su sentido de la orientación está regido por un solo hemisferio cerebral.



Estas aves se aparean de por vida. Las aves viudas tardan mucho en aceptar una nueva pareja. Son padres modélicos. El macho y la hembra se turnan para incubar los huevos y cuidan a los pichones en el nido. Ambos producen “leche de paloma” en el buche (en realidad no se trata de leche pues no tiene lactosa). Parece requesón y se les da a los pichones durante sus primeros diez días de vida. Por este motivo no se ven nunca crías de paloma: crecen tan rápido que cuando están listas para abandonar el nido casi tienen la apariencia de un adulto.



¿Por qué hay tantas?



Las ciudades están llenas de personas que tiran al suelo pan duro y otros alimentos. Por desgracia la alimentación estimula la reproducción. El resultado es que contamos con palomas que se reproducen sin parar: algunas hembras ponen huevos seis veces al año y en cada puesta tienen alrededor de 12 pichones.



No dispongo de datos económicos sobre los daños que producen en los edificios las deposiciones de las palomas. No obstante, no debemos exagerar porque apenas existen pruebas de que las palomas representen una amenaza seria para nuestra salud.



Y a su favor tienen la imagen de representar la PAZ. En su haber que nos han ofrecido su carne y han trabajado como eficaces MENSAJERAS. Algunas han sido incluso condecoradas por los servicios de inteligencia de los gobiernos.



Espero vuestras opiniones con mucho interés. Supongo que las palomas contarán con más simpatías que mis amigos los gatos. En realidad, adoro a los gatos pero es que tengo que confesarlo, me sucede lo mismo con la mayoría de los animales a los que admiro tanto por su belleza como por su forma de enfrentarse a la vida: especialmente las aves y animales no domesticados.

22 comentarios:

CANTO EN FLOR dijo...

Y yo debo admitir que también los admiro a todos, pero la experiencia triste con un gato que se comió a mi periquito me hace sentir cierta animadversión hacia éstos, pero ese post ya pasó...
Las palomas me encantan como todas las aves, además que simbolizan la paz, son para mí las mensajeras de amor y amistad, claro después del inter...
Me ha quedado clara la amplia información que presentas y respecto al daño en los monumentos históricos, creo es mínima si la comparamos con la que genera el hombre al planeta, si es que cabe tal analogía.
Un gran abrazo a mi querida amiga y felices días!

Jenofonte dijo...

Creo que cada uno podría ser dueño de tener la mascota que desee, aunque si bien alguien puede preferir una tarántula, yo prefiero a mi gato.
Así, alguien también gustará de las palomas.
Pero hay una gran diferencia entre una mascota, un animal que vive en su entorno y una plaga.
Porque a mi, aunque mi gato me alegra la vida y me acompaña (¿o él deja que yo lo acompañe?, no estoy seguro...), no creo que cien gatos sobre mi tejado me dejaran muy contento.
Así, una paloma (o más) pueden gozar de la predilección de su dueño, pero es muy diferente una bandada (de cientos) de palomas sin dueño proliferando en los espacios públicos.
Es un hecho innegable que las palomas dejan sus deposiciones, y que estas, al secarse se disgregan, pulverizan y esparcen en el aire, y que ese aire es el que respiramos, mál que nos pese. Entonces, ¿por qué cerrar los ojos a hecho que las palomas contaminan?.
El excremento pulverizado no solo es corrosivo para los edificios, sino también para los humanos, como transmisor que es de encefalitis, psitacosis, toxoplasmosis, ornitosis y quizás cuantas enfermedades más que tal vez un experto podría nombrar con mayor propiedad.
No se trata de ser enemigo de las palomas, nada más lejos, sino de comprender el problema en una medida más amplia, de entender la diferencia que hay entre una "criatura de Dios" y una plaga. Después de todo hay gente que tiene ratoncitos como mascotas, pero me gustaría ver el día en que el público defienda a los ratoncitos y deje que proliferen en los espacios públicos (o en sus hogares).
Entonces no se trata ya de si las palomas tienen o no derecho a la vida, sino de que es lo que pasa cuando ese derecho daña, no solo al ser humano sino al resto de la la fauna urbana (de la que este forma parte).
Entonces, la clave sería, palomas sí, plaga no.

carmen dijo...

Fantásticas esas palomas al vuelo, Franziska!

Especialmente interesante me pareció lo que cuentas sobre la magnetita del pico, y el modo de orientarse. Curioso.

Un abrazo, y que la luz te acompañe.

Se nos fue Benedetti, pero nos quedan sus palabras, esperanzadoras y alegres palabras.

"...desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y
retomar los cielos.
..................."

Blog A dijo...

Curioso lo del ojo izquierdo,a mi me gusta ver un parque lleno de palomas, si que cagan, pero nosotros contaminamos con nuestros coches y nuestra basura, y también me gustan los gatos.. si hablas de arañas igual no me gustan pero seguro que también tienen su encanto..
Jerofonte ha dado una información muy iteresante la verdad...¿la pregunta es? ¿cuntas palomas son una plaga?

Jenofonte dijo...

Interesante argumento. Yo contamino, por lo tanto los demás también pueden contaminar.
Los demás contaminan, por lo tanto yo también puedo contaminar.
Un parque lleno de palomas, claro que puede ser hermoso, mirado de alguna forma, pero ¿y el bienestar y la salud de las personas?.
Claro que las palomas defecan, ¿entonces es grato, sólo porque son palomas, caminar sobre sus excrementos o recibirlos encima?
Porque una cosa es pasar por un parque y ver las palomas volar y otra es vivir todo o gran parte del día en medio de ellas.
¿Que cuantas palomas son una plaga?, noto un tono de ironía en esa pregunta. Pues las suficientes para hacer desagradable la vida, ensuciando el entorno de los demás, incluso, si un hijo propio, no el de alguien a quién no conozco, enferma por causa de las palomas, una paloma se convertirá en plaga.
¡Ah!, cualquier cosa tendrá su encanto, ya sea un ser vivo o algo inerte, pero ese encanto será relativo a la interacción que tenga con nosotros, la misma agua que sacia nuestra sed nos puede ahogar, el sol que nos ilumina, matarnos, las palomas, símbolos de la paz, destruir, contaminar, enfermar, en suma, hacernos la vida miserable...

Franziska dijo...

Vamos a ver Jenofonte, he querido acudir a tu blog pero no me ha llevado a ninguna parte hacer clic sobre tu nombre. Perdona que me sirva de mi propio espacio. Sentiría que no volvieras a leer la contestación que quiero darte.

Ha quedado, para mi al menos, bastante claro que te preocupa la proliferación de las palomas en los nucleos urbanos y que, además, en esas condiciones las consideras un peligro para la salud y el bienestar de los ciudadanos. Me parece que temes -aunque la verdad es que no lo has dicho- que las personas que toleramos a estos animales somos ya tan peligrosos o más que las palomas.

Espero que me perdones que no comparta tu opinión. Sabes yo opino que por mucho daño que hagan las palomas -eso no quiero discutirlo- nunca será tanto como el que nosotros "los humanos" les hemos hecho porque tenemos que reconocer que hemos convertido la vida de los animales -de todos los animales- en un infierno. Para nosotros y en el santo nombre de nuestra alimentación, tratamos a esos indefensos seres vivos del modo más cruel...Los cazamos como trofeo, para comerlos, para exhibirlos en jaulas, etc.

Te recuerdo que esta Tierra en la que vivimos no es sólo nuestra; que todos tenemos en ella un papel que cumplir y que gracias al impacto que representa cada especie viva, nosotros los maravillosos seres humanos hemos podido disfrutar de muchos bienes.

Cuando tengamos un problema es lógico que hablemos de él pero no debemos cargar, creo yo, la responsabilidad sobre las palomas. Ellas son así, seres vivos, llevan 25 millones de años sobre la Tierra: creo que se tienen bien ganada su supervivencia.

Recuerda que si no encontraran alimentos no podrían proliferar así: sería bueno que en los ayuntamientos no se dejaran las basuras en la calle. Los gavilanes las asustan mucho.

Comprendo tu enfado pero como tu te puedes defender muy bien y, además, tienes capacidad de hacerles daño, yo opto por defenderlas a ellas: creo que es una opción personal que me está permitida por la ley.

Jenofonte dijo...

Franzisca:
¡Que mala impresión he dado!, eso pasa porque no siempre sé poner en palabras pensamientos o sentimientos.
Yo no soy enemigo de las palomas, ¿por qué sería?, solo manifiesto una ¿preocupación?, ¿angustia?, frente a una situación que nos sobrepasa, nos desborda.
Es claro que la naturaleza es sabia, y que en su entorno natural la población de palomas, o de cualquier ser vivo" está controlada por las vías normales.
Por supuesto que somos culpables de alterar los equlibrios ecológicos, ¿cuando han sido las ciudades el entorno natural de las palomas?, el problema es que los animales que hemos "domesticado" primero, para liberarlos irresponsablemente después, han tenido que buscar un camino propio para sobrevivir, ley primera de la naturaleza. Y entonces, lo han hecho no siempre de una manera digamos, "correcta", desde el punto de vista humano.
Dónde yo vivo no existe el problema de las palomas, pero lo puedo asociar a otro tipo de problemas de ciudades que conozco, como una dónde el ave que prolifera en los espacios públicos es el "pato yeco", ave marina que, misterio de la zoología, decidió que su nuevo medio sería el espacio urbano, dónde, sin ser especialmente hermoso, ni menos un símbolo de algo, comparte con las palomas su "displicencia" a la hora de depositar sus deyecciones.
¿Plaga?, ¿molestia?, bueno, no usaré tales palabras, pero alguna tendrá que definir la situación.
Ahora, hay otra ciudad en la que proliferan los perros vagos, perros que quizá alg´n día tuvieron un hogar, pero que ahora no lo tienen, y que por lo tanto, buscan su subsistencia como pueden, ensuciando plazas y calles y, lo que a veces es peligroso, atacan a las personas, siendo sus víctimas principales niños y otros seres indefensos, como son los mendigos en estado de debilidad extrema.
Entonces, que no se entienda que los animales son los culpables de estas situaciones, yo no lo digo, solo planteaba que contituyen un problema, de calidad de vida, de salud, de seguridad, no solo para los humanos, sino también para otros seres vivos.
¿Por qué dió la impresión de que yo soy particularmente enemigo de los animales?, solo porque digo que son un problema, uno grande, uno que no somos capaces de solucionar, salvo mediante el remedio que tiene el hombre para todo, la muerte y la destrucción.
Yo no tengo la solución, no la tengo, pero se quienes son responsables, nosotros, como sociedad.
Por favor, no, no estoy enfadado, solo planteaba el problema.
Y por favor de nuevo, no considero que las personas que toleran las situaciones planteadas sean peligrosas, solo puedo pensar que a veces no ponderan todos los factores, todos los riesgos, nada más, eso no las convierte en peligrosas.

Si todo esto no sirve para aclarar un poco lo que quise decir, tal vez sea mejor que retire mis palabras y autorizo a que sean borradas, porque no ha estado en mi ánimo el quedar como enemigo de una especie, sea la que sea, solo porque un día, en el camino de la Evolución, se encontró con que aparecía esa especie superpredadora de la que formamos parte...
Y mis disculpas.

Franziska dijo...

Acepto todas tus explicaciones con mucho agrado, te lo agradezco porque eso demuestra la gran persona que hay en tí. Ahí va mi mano tendida y amistosa.

Será para mí muy estimulante recibir tus comentarios. Esta es tu casa "virtual" pero es lo que mandan los tiempos. Si publicas algún blog y quieres darme tu http puedes hacerlo en este espacio o si lo prefieres en mi correo:

franziska34@gmail.com

Saludos cordiales.

Isold dijo...

Franzisca, lo que escribes sobre las palomas me parece muy interesante,la verdad que no sabia gran cosa de de ellas.
Por otra parte te diré,que donde yo vivo a doce kilometros de Madrid, hace dos años no habia ni una sola paloma y ahora mismo estan siendo un problema,yo seré mal pensada pero creo que a raiz de la gripe aviar, de alguna forma nos las han mandado para aca y ya te puedes imaginar quien puede ser.

Bueno guapa un abrazo.

Chela dijo...

¡Hola Francisca!. He dado un repaso a tu blog, y me he entretenido mucho. Pesonalmente me gustan más los gatos que las palomas, quizá porque son más limpios y originales. Uno puede estar horas admirando los movimiento de estos felinos, auténticos atletas de cuidados movimientos. Mi hermana tuvo un gato que le saltaba por todos los estantes de la cocina sin tirar jamás ni uno solo de los multiples cacharros que tenia sobre ellos.¡Me impresioaban!.

En cuanto a las palomas las que máas me gustan son las llamadas torcaces (rulas, en gallego), son como la que se ve en una de las fotos: de color beis clarito y con un "collar" fino de color negro, rodeándoles el cuello; son mas esbeltas y más independientes, son más rurales y menos "urbanitas"...

De cualquier manera, es siempre curioso e interesante observar a los animales.

Un abrazo.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Pues amiga..
A mi las palomas no me gustan mucho!! me dan un poco de miedo!! y eso que en casa tengo un par de periquitos, pero bueno son chiquitinis..
No por ello deja de gustarme tu post, ya que tienes razon en una cosilla. Las palomas se estan multiplicando cada vez más!! Y esto al final no se yo si es perjudicial!!

Buena entrada guapa.

Que tengas un buen miercoles.
abrazos.

Marina-Emer dijo...

Querida Frnz...como nos pides que te demos opinión...te dire que tu post es precioso...nos detallas en los textos todo referente a su vida que da gusto enterarse ya que a Emilio le encantaban ..,mira enfrente de mis ventanas hay arboles que en verano da gusto la sombra que dan y en el criaron unos palomos y me hacian tanta ilusión que les escribi una poesia..y la tengo si te gustara ponerla te la dejaria..ya me diras y la busco que la tengo a mano.
bueno muy bello Abrazos
Marina

Gwynette dijo...

Cuantas cosas sabes Franciska!! O_O
Tengo un amigo que deja migas de pan en su balcón para que las palomas del barrio no pasen hambre. Si vieras las brocas que le pego !!!..que te lo dejan todo perdido de cacaaas !!..y por que harán currú-currúuuu ?..sabes algo de sus gargantas?..de niña me encantaba ese sonido, teníamos un vecino con un palomar lleno de palomas mensajeras,-aún existe eso?- y yo, las encontraba preciosas....:))

Besitos, Franciska

Marina-Emer dijo...

Mi querida amiga...acabo de leer tu comentario y lo encuentro estupendo...además yo diré que las fotos de las palomas son tuyas...tu cuando quieras me mandas alguna foto..con un par y haber si yo me puedo hacer con el arbol que representara el de mi ventana...quedara muy bonito.. ademas te conocen ya muchos amigos mios y me hace ilusión compartir el post contigo...sera para primeros de la proxima semana¿te parece bien?
besos
Marina

Rodolfo Serrano dijo...

Gracias, Franciska. Significan mucho tus comentarios

toupeiro dijo...

También yo adoro a los gatos y a las palomas como a casi todos los animales siempre que no se metan conmigo -mosquitos, moscas, etc_ .
Me gusta ver las palomas en los parques buscando restos que llevarse a la boca, acercandose a la gente sin miedo pero con precaución hasta casi poder tocarse. Agazapadas en las iglesias los días de boda, esperando pacientes ese momento maravilloso, sobre todo para ellas, en que la gente tira el arroz. En mi casa y los alrededores anidan varias parejas de tortola africana. Disfruto unos segundos cuando me coincide ver los aparesos nucpciales.
Por aquí siempre hay gatos dispuestos a llevarse alguna a la boca. Es ley de vida.

Gwynette dijo...

Bueno Franciska, después de leer tu post he hechos dos cosas, una ayer noche y otra hoy al mediodía con las palomas...y pensando en ti..:))
Ayer: una en medio de la calle que no podía andar, no se si tenía una pata mal, o estaba enferma, pero acurrucaíta ella, en eso que viene un coche y me planto en medio de la calzada para detenerlo, y yo dando palmas a la paloma para que se moviera, y ranqueante se subió a la acera y se quedó en un portal, pero la mirada del tipo del coche..jajajaja, Franciska! O_O

Y hoy, venía del super, y en un parque había 3 palomas ..he mirado a derecha y a izquierda y como no venía nadie les he tirado trocitos de fuet..yo no se si las palomas se comen "eso"..no las he visto muy aplicadas...

Ya ves, en esas estamos por culpa de tus histórias ! @_@

Besitos

Josefa dijo...

Hola Franziska: Me ha gustado este post pues he sabido cosas que ignoraba de las palomas.Me gusta ver a las palomas en el parque y en la calle. ¿que ensucian? también ensuciamos nosotros tirando papeles y bolsas a la calle.
Conchita está en su pueblo, se fue el martes día dos.
Gracias por tu comentario en el blog de Josefa.
Un beso con todo cariño.

Alejandro Kreiner dijo...

Me gustan las palomas, pero antes también me gustaban las gaviotas hasta que se convirtieron en plaga; espero que no suceda lo mismo con las palomas.

Saludos.

Una senderista. dijo...

Mi barrio está plagado de estas aves, es un peligro pasar cerca de donde anidan o duerme, está todo infestado de caquita, a mi balcón venían a comerse las migitas que le dejábamos a los gorriones, pero conseguimos disuadirlas de que que se las llevaran, ahora no vienen y los gorriones comen en paz

Fugaz dijo...

A mi me gustan los animales, pero algunos me dan un poco de no sé, miedo no es, pero no son santo de mi devoción, y los gatos los encuentro muy suyos, pero nunca me he llevado bien con ninguno, aparte de que vivi un episodio muy desagradable que terminó con un familiar en urgencias casi desangrado porque su lindo gatito después de 16 años de convivencia, le atacó y le reventó una vena... como es de suponer no es demasiada gracia la que me hacen.

En cuanto a las palomas sinceramente me gustan, aunque sí reconozco que actualmente hay muchas y la culpa es nuestra por alimentarlas. He oído decir que el daño en los edificios no es algo exagerado aunque no es para dejarlo ir más allá, pero como todo, comparando hay que pensar que el hombre, ese que se autodenomina racional, es mucho más perjudicial para la naturaleza que estos animalitos que al fin y al cabo adaptan su forma de vida a como les dejamos vivir.

Campanita de BarZaires dijo...

¡Hola Franciska!
Te confieso y quizás ya te lo dije, que me encantan todos los animales en general, adoro los gatos pues tuve yo tres gatas, y muchas veces la realidad no se corresponde a las etiquetas que se suelen poner, eso pasa en todo, muchas veces se acierta pero otras no.

Se que mucha gente en general, no le tienen aprecio a las palomas, porque ensucian, invaden todo y se tiene una visión de ellas a veces como de que estorban, para mi no hay animales que estorben, aunque reconozco que no me gustan ver los reportajes de animales en que se atacan unos a otros aunque sea por supervivencia, me da pena, y no soporto que ningún animal sufra.

Creo que el amor a los animales, es algo básico para empezar a ser mejor personas.

Aprendo muchas cosas contigo, gracias por todo lo que compartes, un beso muy grande.