sábado, 24 de octubre de 2009

CIUDADES DEL MUNDO EN LUCHA CONTRA EL DIÓXIDO DE CARBONO (CO2)



Urbes como Londres, -que quiere dar ejemplo como país pionero en la lucha contra el cambio climático-, Copenhague, Adelaida, Phoenix o Vancouver han tomado ya la iniciativa de disminuir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2).  Cada vez es mayor el número de ciudades que están tomando medidas de apoyo al desarrollo de energías renovables.

Las medidas  son, en algunos casos, pioneras y pueden desarrollarse con el aumento de los coches eléctricos y de la instalación, en los vehículos de combustible, de contadores inteligentes.  En los hogares: el aislamiento térmico de las viviendas, construcción de edificios de energía cero, etc.

Londres encabeza ya este reto y  su objetivo es transformarse en una ciudad de bajo carbono.  Una de las iniciativas municipales fue la instauración de una Zona de Bajas Emisiones que dejaba fuera del casco urbano a los vehículos más contaminantes.


Otra medida reciente incorpora a diez distritos en “zonas de bajo carbono”.  El ayuntamiento londinense invertirá, aproximadamente, 220.000 euros en cada una para que se realicen medidas de eficiencia energética y de reducción de las emisiones de CO2.  Se calcula que unos 13.000 hogares, 1.000 tiendas y negocios, 20 escuelas, un hospital y varios lugares de culto y centros comunitarios se beneficiarán de esta iniciativa.

El proyecto incluye ayudas para familias de ingresos bajos para que instalen sistemas de aislamiento térmico o paneles solares. Se pondrán en funcionamiento programas educativos para explicar a los vecinos cómo reducir el consumo energético o cómo utilizar contadores inteligentes.

Copenhague que será la ciudad anfitriona de La Cumbre Mundial sobre el Clima, sucesora de Kyoto, ha anunciado su objetivo de convertirse en la primera capital del planeta con “cero emisiones” de CO2 en 2025.  El desarrollo de la energía eólica y el uso de los coches eléctricos y de hidrógeno son algunas de sus bazas.


Pero la ciudad portuaria de Frederikshavn –de sólo 25.000 habitantes-  quiere conseguir, para el 2015, ser la primera urbe basada en energías renovables al 100%.


Suecia viene demostrando desde hace años su conciencia ecológica y varias de sus ciudades han asumido ambiciosos planes medioambientales.  En VÄXJÖ –una localidad de 80.000 habitantes- se han propuesto, desde los años noventa,  abandonar los combustibles fósiles para 2050.  En la actualidad, gracias a la explotación de los bosques, el 57% de sus necesidades energéticas proviene de fuentes renovables.  La ciudad de Växjö ha reducido sus emisiones de CO2 en un 25% en los últimos diez años.


La ciudad australiana de Adelaida aspira a lograr una “neutralidad de carbono” entre 2020 y 2025.


En la ciudad de Phoenix (Arizona) han anunciado su intención de ser la primera villa estadounidense “neutra de carbono”.  Sus responsables invertirán mil millones de dólares para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 70%, en un plazo de tres o cuatro años.


La ciudad canadiense de Vancouver y el estado norteamericano de California han suscrito un acuerdo de colaboración para crear “zonas de desarrollo económico de bajo carbono”.  Se incentivará el uso de tecnologías ecológicas para reducir las emisiones de CO2 y aumentar el número de trabajadores del sector “verde”.


La población barcelonesa de Sant Cugat del Vallés estudia la posibilidad de crear la primera comunidad residencial de España con un balance de cero de emisiones de CO2.


En Asia también se quieren sumar a estas iniciativas.

Parece que este gigante dormido de la inconsciencia colectiva comienza a despertarse y a darse cuenta de que ya no tenemos ningún tiempo que perder, que hay que salvar lo que nos queda y que, por el momento, tampoco tenemos otro planeta al que emigrar en el caso de que la vida se hiciera imposible aquí.  Benditas sean todas las iniciativas que ya tendrían que haberse puesto en marcha hace años.

Hasta que no se conozcan las conclusiones de la Cumbre Mundial sobre el Clima, en estas páginas de “La tortuga de dos cabezas” nos limitaremos a buscar información sobre todo lo que se está desarrollando para que podamos luchar contra el cambio climático.  Creo que todos tenemos la obligación de hacernos escuchar y de exigir que se ponga remedio sin más excusas: en este fuego está ardiendo nuestra supervivencia como especie y la de todos los seres vivos que nos acompañan y han hecho posible, a través de millones de años, el nacimiento de infinidad de culturas humanas y de civilizaciones en todos los lugares de la Tierra.

Y esto a quien corresponda.  Señores, ¿para cuándo empezaremos con las principales ciudades españolas?

Franziska
Imágenes tomadas de Internet
Alcalá de Henares, 24 de octubre de 2009

16 comentarios:

Alondra dijo...

Muy buena tu propuesta lo que me hace sentir repelús es pensar que en vez de plantar y cuidar la masa vegetal algunos paises estén pensando en la creación de árboles artificiales para combatir el cambio climático.
Cada uno de los aparatos costará alrededor de 15 mil libras, por lo que los científicos británicos instaron a las autoridades de su país a que inviertan unos 12 millones de euros en esta nueva tecnología. Según los especialistas, estos árboles deberían ser dispuestos cerca de reservas de gas o al costado de las rutas para facilitar la captura de dióxido de carbono proveniente de dichas zonas.
Me pregunto: ¿no sería mejor que las empresas contaminantes pagaran por lo que destrozan y les obligaran a crear un espacio igual al que ocupan, de parques y jardines que a la vez de limpiar el aire se pudieran disfrutar?
A muchas empresas contaminantes de agua, aire, les sale más barato pagar la multa que poner potabilizadoras y dejar de envenenar la atmosfera.
Un abrazo Franziska.

carmen dijo...

Conocia algunas de las propuestas, ya en marcha, en Londres.

Tu iniciativa de recopilación de todo lo que se está desarrollando, a nivel mundial, para luchar contra el cambio climático, me parece muy buena.

Divulgar y tansmitir esos conocimentos nos ayuda a todos!

Qué la luz siempre te acompañe, Franziska!

Quidquid dijo...

Hola Franziska:
Mientras países en desarrollo quieran alcanzar mejores niveles de vida, habrá muchos problemas con el CO2.
Hay demasiados intereses económicos es este mundo superglobalizado, donde no se tienen en cuenta los factores naturales adecuadamente.
El problema es muy complejo y las soluciones muy difíciles.
Esperemos que tu deseo se cumpla algún día...
Un cordial saludo,
Luis

silvo dijo...

me alegro, cada vez hay más conciencia de que el planeta, nustra casa, debe ser cuidado, saludos

Miguel dijo...

Yo lo que pienso es que iniciativas como estas son las que tendrían que ser moneda corriente y no una excepción. A ver si los gobiernos del mundo entero toman cartas en el asunto.

Un abrazo.

Julia dijo...

Comenzamos a despertar? Ojalá lo hagamos... TODOS! (cuándo comenzaremos en Argentina con el atraso que llevamos en tantas cosas???).

Un besote, Franziska!

P.d: Gracias siempre por tus comentarios en mis "versos". Hay muchos buenos poetas por la red (lo mío son sólo intentos de poesía. Ojalá pudiera ESCRIBIR! :))

Blog A dijo...

ya me quería parecer que usted era una trasngresora rapandose el pelo. Muy interesante tu comentario y esta entrada, no te calles nunca, espero ver todas esas propuestas.

Carol dijo...

Esperemos que cunda el ejemplo Franziska e intentaremos aportar lo que estés en nuestras manos, pero yo sigo pesimista en este tema, y deseo con todas mis fuerzas equivocarme.

Excelente post, como siempre, te felicito.

Un abrazo amiga.

Josefa dijo...

Referente a mi primercuento publicado en Las historias de mis abuelos . Es El agua milagrosa.
Un besito.

YEL dijo...

Muy loable y te felicito por tu empeño en divulgar informaciones sobre el tema del cambio climático. Todos estamos en el mismo bote, no hay otro.

Siempre te leo, aunque estoy muy desconectado últimamente. Me gusta tus textos y fotos. Abrazos Franziska.

RECOMENZAR dijo...

Científicamente se ha demostrado que son necesarios cinco cumplidos seguidos para borrar las huellas perversas de un insulto. Los que tienen la manía de contradecir siempre al que está delante no gozan de tiempo material para paliar el efecto perverso de su ánimo contradictor

Besos van

Una senderista. dijo...

A ver si todo los municipios se ponen las pilas con respecto a la contaminación en todos los sentidos y disminuyen tanto emisiones de gases contaminantes, como ruidos, luces, etc.
Basta ya de tanto despilfarro inútil.
Buen post

Anónimo dijo...

Si confiesas con tu boca que Jesucristo es tu Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salv@.

Romanos 10.

Alejandro Kreiner dijo...

Esperemos que las medidas adopatadas en estos países se extiendan al resto del planeta.

Saludos.

frankie dijo...

Es difícil controlar la contaminación, es como un alud.

Los países ricos intentan limitar la contaminación ahora que gracias a ella han conseguido un gran desarrollo, pero los países pobres se resisten a tomar medidas que conllevan encarecer su desarrollo que ya es difícil.

Los países ricos, no reducirán sensiblemente la contaminación hasta que ello comporte un buen negocio.

La gente de a pie como nosotros, muchas veces no somos conscientes del problema. Ademas pedimos a los gobiernos que tomen medidas, y al mismo tiempo la mayoría nosotros seguimos manteniendo un ritmo de vida, que poco contribuye a la des contaminación.

Mientras exista demanda y consumo de productos que contaminan en su elaboración sera muy difícil eliminar el problema.

Pero a parte de mi pesimismo colectivo, creo que es bueno que a nivel personal tengamos iniciativas en favor del respeto a la naturaleza.

Gracias por tus Post Francisca,

Un abrazo,

Eloi BLQ dijo...

porfin leo el artículo que me anunciaste hace más de una semana, pero de verdad que no he tenido tiempo antes. De paso te pongo en el blogroll, pues sinceramente no conocía este otro blog tuyo y es muy interesante.

espero que iniciativas como las que nos cuentas comienzen a ser algo corriente y no una excepción como hoy en día, pero no estoy del todo contento y me parece más de lo mismo.

por ejemplo, estoy de acuerdo con Alondra, los gobernantes nos prometen soluciones a la contaminación y comienzan a investigar con tecnologías para mejorar la naturaleza. Pero que falta hace hacer esto? La naturaleza ya es perfecta, todo era un conjunto que se autoregulaba y llegó el hombre del siglo XX para destruirlo todo. Dentro de poco veremos árboles OGM al igual que el maiz, la soja o el algodón, es algo inaceptable. De mientras de respetar la naturaleza la queremos cambiar. Más de lo mismo.

Los gobernantes se apuntan al carro del ecologismo para seguir sentados en su puesto. Posiblemente se han dado cuenta de que hace falta un cambio, pero este cambio es el capitalismo verde que necesita de un consumo igual o mayor al de hoy en día para poder seguir existiendo. Esto a la larga no es ningún cambio para bien, sino un parche y seguir para adelante.

lo que verdaderamente se debe hacer es una reeducación de la ciudadanía, explicarles que se debe consumir menos, que se debe consumir biológico, que se debe respetar la naturaleza, de que todo lo que disfrutabamos hasta ahora con el consumo se debe acabar y se debe buscar el decrecimiento, porque nos queda muy poco tiempo. Todo lo que no vaya por este camino me parece un seguimiento al neoliberalismo que nos lleva a la destrucción.

además, los límites que se ponen son espeluznantes, bajar las emisiones para el 2050, para el 2025, para el 2015 lo más temprano. Pero el problema es que no queda más tiempo, el problema es que se tienen que reducir a 0 ya, ahora mismo. Por otra parte, esto son promesas que luego ya veremos.

España había prometido en el tratado de Kioto que para 2015 no aumentaría más de un 15% sus emisiones de CO2 con respecto al 1990, en 2007 ya habían aumentado de un 43%. En 1996 en Roma todos los dirigentes del mundo habían prometido que los hambrientos en el planeta bajaran de 563 millones (que ya es mucho), hoy en día hemos rebasado el billón de hambrientos.

son siempre promesas y más promesas que nunca se cumplen o si se hace llegarán muy tarde. La solución al problema pasa por una revolución verdadera que no se quede en las puertas, pasa por un cambio de sistema, por una cambio de conciencia y educación. Hay que buscar el decrecimiento, dejar de consumir, hacerse sus propios productos y volver al comercio local y todo esto antes del 2012, luego ya no habrá solución y me temo que nunca la tendremos.

saludos