jueves, 8 de diciembre de 2016

El encuentro






Aquel día hacía un calor insoportable.  Aún me faltaban treinta minutos, caminando a buen paso, para llegar a casa.  Sentía una sed acuciante.  Decidí entrar en el primer bar que me encontrara en el camino.  Inesperadamente hallé uno nuevo que ocupaba un antiguo local de tapicería.  Entré sin reparar que al fondo sonaba una música muy suave y que algunas parejas estaban bailando. Pedí una botella de agua mineral y me senté en una mesa cercana al mostrador.  No puedo recordar cómo pero, sin pensarlo, me dirigí a la pista y comencé a moverme siguiendo el ritmo que marcaba la música.  De entre las sombras, surgió él.  No podía creerlo.  Llevaba, como siempre,  su sombrero de fieltro negro y sonriendo abiertamente se dirigió a mí invitándome a bailar. Hizo una señal a la orquesta y comenzó a cantarme suavemente, con esa voz apasionada y hermosa que él tiene,  I´m your man.  Bailábamos enlazados. Su mano derecha suavemente posada sobre mi cintura dirigía el baile y yo sólo me dejaba llevar por todas las sensaciones que en aquél momento me dominaban. Algo mágico y realmente extraordinario estaba sucediendo. Al fondo y sobre el techo ví  al dios Cupido apuntándome con sus flechas doradas y sonriéndome con picardía.  ¡No era posible Cupido no es más que un mito! Pensé.  Tienen que ser consecuencias del terrible calor y de la sed que he soportado esta mañana.  Volví a mirar para cerciorarme pero la imagen había desaparecido.  Leonard, pues era él, sin ninguna duda, seguía cantando muy cerca de mi oído, mi canción preferida.  Nunca he admirado a ningún hombre mayor tanto como a él y ahora él, me estaba musitando las más bellas palabras que un hombre puede decir a una mujer a la que ama: I´m your man.

Me retuvo suavemente entre sus brazos y posó sus labios en mi hombro izquierdo. Sentí un placer inmenso y una oleada de intenso calor, algo muy semejante al fuego y creo que ese beso se grabó sobre mi piel, atravesó el tejido de mi blusa y se ha quedado conmigo para siempre.


-¿Señora, perdone, se encuentra bien?

Abrí los ojos y todavía muy confusa respondí:

-Sí, gracias, he debido quedarme traspuesta.


 No salía de mi asombro al comprobar que el sonriente camarero tenía la misma cara que el dios Cupido y que al fondo del local  no había nadie, el bar estaba completamente vacío y tampoco existía la pista de baile.  Todo había sido un bello sueño.  Pagué y me dispuse a continuar mi caminata. La impresión había sido tan real que mi cerebro tardó algún tiempo en asimilarlo.  Nunca podré aclarar que pasó porque mientras hacía el camino hacia casa sentía el beso de Leonard quemando mi piel. Y desde entonces, siempre que lo recuerdo, con mi mano derecha trato de aprisionar la sensación.  Y, además, la sonrisa de aquel extraño camarero de ojos intensamente azules, cabello ensortijado y rostro barbilampiño... Una alucinación sí pero ¿y el beso…?





Alcalá de Henares, 8 de diciembre de 2016

 Texto e imágenes realizados por Franziska para publicarse en
"LA TORTUGA DE DOS CABEZAS"

Nota
El texto del cuento fue escritopor mí el día 26/08/2012 y las tres
imágenes de la Luna realizadas , en diferentes momentos de este año que está concluyendo.
Tengo que admitir que, a lo largo de estos años, he dedicado muy poca atención a los relatos breves. Sin embargo, he ido escribiendo alguno de vez en cuando. Así es que, por el momento, utilizaré esta página que nunca dediqué a intereses personales, a ir dando a conocer mi pequeña obra. Espero que sepáis perdonarme. Nada de lo que yo tenga que relatar en mis cuentos tendrá nunca el interés que tiene la vida de algunas de esas mujeres que he ido presentando y de las que, afortunadamente, hay muchísimas más de las que podremos continuar hablando. El mundo de las mujeres es inagotable, pese a quien pese y está lleno de pasión y autenticidad.

Este cuento de hoy no es el primero escrito por mí y ha sido elegido porque hace pocas semanas hemos perdido al protagonista de este sueño, el admirado Leonard Cohen.

20 comentarios:

VITORIO NANI dijo...

Gostei do seu conto de amor, Franziska!
Abraços com carinho extensivos à sua família!

Taty Cascada dijo...

Eres dueña de este espacio y eres tú la que decides qué publicar. No es asunto de importancia, es más bien de necesidades internas...Leí con atención tu relato y, ¿sabes?, creo en nuestra poderosa imaginación puede acontecer de todo, incluso soñar que un admirable artista y escritor, baile nuestra canción amada.
Abrazos Franziska.

Marina Fligueira dijo...

Que delicias de sensaciones!!! Son esas que nos ayudan s no envejecer...

Muy muy bueno: amiga.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Tu cuento es extraordinario, lo narras de maravillas. Si el sueño fue una alucinación te favoreció, ese beso será tuyo por siempre, me encanto querida Franziska.
En cuanto a mis versos. Primero te agradezco por pensar en mí, todo está bien, es mi musa casquivana que hace piruetas, y dirige mi pluma cuando estoy distraída.
TE ABRAZO DE CORAZÓN

Bea Simpson dijo...

Al principio creí lo que estabas contando. Hubiera sido muy bonito si sucediera en la realidad. Quién no sueña con eso? Ese bailar romántico, pegados y sientiendo que no hay fronteras en lo íntimo. Pero luego me di cuenta de que estabas relatando algo. Tu primer relato. Qué bello! Me sorprendes cada día Franziska. Claro que tú también tienes un sitio especial en tu blog de mujeres porque tu eres una de ellas que merece ser tenida muy en cuenta. Un abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida Franziska:

Sueño, realidad? Sea lo que sea tu magnífico escrito refleja con excelencia un bello sentir.

Un abrazo pleno de cariño.

Maite S.R dijo...

¡Franciska, Enhorabuena!
Me asombras con esta otro talento tuyo. Lo tenías muy escondido...
Sabes narrar de maravilla. Todo el relato transcurre fluído y hechizante...
¡Bravo! Sigue dándonos estos sabrosos textos tuyos...

Un abrazo :)

Maite S.R dijo...

Se me olvidó... las lunas quedan muy bien para este relato. La primera es un belleza...

Costantino dijo...

Luna stupenda ed un racconto prezioso che infonde calore, in questo gelido inverno del Piemonte.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Una história realmente extrecedora. Genial.

Gracias.
Un Abrazo.

Inma_Luna dijo...

Me parece un cuento extraordinario.
Besitos

Ricardo Tribin dijo...

Que tengas unas muy felices navidades.

Demian dijo...

HERMMOSO tu escrito Farzisca la perdida es tremenda de Cohen, pero nos deja su legado hermoso. Felices fiestas amiga!!!

Costantino dijo...

Un grande saluto ed un grande augurio di Buon Natale !

RosaMaría dijo...

Fantasioso pero intenso, atrapa y golpea al final con la resolución. Beso

Taty Cascada dijo...

Querida Franziska, estamos tan cerca, ya casi es. Solo me queda expresarte desde mi sur -que irradia calor-, porque nosotros YA iniciamos el período estival y recibimos Navidad en los patios de las casas, cenando a la luz de la luna y con luces de colores, mientras los niños juegan porque la temperatura es deliciosa. Sea desde mi lejano Chile, un fuerte abrazo para ti querida amiga y bloguera de tantos escritos compartidos.
¡Feliz Navidad! y un venturoso 2017.

MEU DOCE AMOR dijo...

Feliz natal e um ano cheio de surpresas agradáveis

Beijinho doce:)

Mª Jesús Muñoz dijo...

Franziska, realmente me emocionaste, amiga...Tu espíritu es grande y libre y sabe crear y recrearse alzando el vuelo sobre la realidad. Muy bueno y entrañable.
Te agradezco siempre tu cercanía y tu amistad. Espero que tengas una Navidad mágica y llena de luz junto a tus seres queridos.
Te dejo mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Ricardo Tribin dijo...

Franziska querida : Deseo que el 2017 venga lleno de cosas buenas para ti y los tuyos. Un abrazo.

Ana Paula dijo...

Franziska, obrigada pelo carinho lá no blog!
Desejo que tenha um excelente novo ano.
Beijo!