martes, 17 de enero de 2017

Sucedió en el balneario






Todos la vieron llegar acompañada de su chofer y de un número considerable de maletas. Enseguida preguntó si disponía en la habitación de caja fuerte. Era imposible no advertir que lucía, con ostentación, pulseras, anillos, collares y pendientes: algo semejante a un muestrario de joyería portado por un ser viviente. El chofer esperó pacientemente a que la señora acabara de establecer sus condiciones de alojamiento y cuando ella terminó, le despidió con un aire risueño y dijo:

-Alberto, descanse que mañana tendremos un día movido. Llámeme, a las ocho. Espero que la casita del pueblo le resulte confortable. ¡Hasta mañana! Se dirigió al ascensor con aire resuelto. Si quería no pasar desapercibida, lo había conseguido.


Sentado en el fondo del hall leyendo distraídamente un periódico de la comarca, estaba Sebastián Gándara cuya atractiva presencia –era un hombre muy guapo- no había pasado desapercibida a la curiosa observación de nuestra protagonista: se cruzaron sus miradas y él pensó que resultaba muy atractiva; y ella, que aquel tipo parecía interesante.

Marta, nuestra protagonista, tenía un cuerpo escultural. Sus movimientos eran elásticos y acompasados, en sus ojos brillaba una luz de extraordinaria inteligencia. Cuando bajó a cenar, vestía un traje gris oscuro, entallado, con un escote en forma de uve.  El traje, casi hasta los tobillos, mostraba al avanzar una abertura lateral que dejaba al descubierto sus magníficas y bien torneadas pantorrillas.  Sebastián la observaba con interés y pensó que no le iba a ser fácil abordarla. Estaba tan cerca de su mesa que se dedicó, de un modo rutinario, a dirigirle miradas incendiarias para demostrarle que le gustaba.  Ella parecía ignorarle hasta que, llegado un momento, mostró una sonrisa encantadora, al tiempo que le miraba directamente a los ojos, cuando respondía al móvil que enseguida procedió a apagar. El consideró que había recibido la primera señal de aprobación. Salió y la estuvo esperando y, con una excusa banal, la abordó. 

--Perdone, creo que nos hemos visto en alguna parte. No puedo olvidar a una mujer tan bella e interesante.  Permítame que me presente, mi nombre es Sebastián Gándara de Suances.

Ella, sonriendo, aseguró que le recordaba a alguien que había cenado muy cerca de su mesa. Entablaron una conversación cordial y terminaron sentándose en el jardín.  Estuvieron charlando más de dos horas. Las cosas habían empezado a encarrilarse con más facilidad de lo que él pensaba.  Ella, le dijo que estaba viuda desde hacía dos años y que sentía una gran tristeza por la pérdida de su esposo un industrial guipuzcoano. Tampoco tenía hijos y, siendo hija única, sus padres hacía tiempo que habían fallecido, no tenía familia.


Sebastián Gándara dijo que su profesión se relacionaba con la venta de obras de arte y que estaba a punto de instalarse en Madrid, lugar en el que tenía importantes contactos con ese mundo de las inversiones. Dijo que estaba muy ilusionado con el proyecto.
Quedaron para desayunar a la misma hora y organizar alguna excursión por los alrededores tan pronto como concluyeran con los tratamientos del balneario.   

El chofer tuvo su primer día libre.
 


El la llevaba en su coche y, por todas las apariencias, aquello parecía un romance de características avasalladoras. Los apasionados planes de futuro, las confidencias, las caricias, la ternura que él mostraba y ella recibía con todo el agrado. Sebastián era un hombre culto y buen observador  y parecía pendiente de satisfacer sus menores deseos. Tres días de galanteos, besos y caricias llevaron la situación a un límite difícil de contener. Él temía lanzarse y estropearlo todo y Marta, se preguntaba por qué él no tomaba una decisión.
  

Marta  le llamó y le dijo con voz, en la que se podía escuchar la emoción, que le estaba echando de menos y que si quería acompañarla a dar un paseo por alguna de las rutas de senderismo, que pasara a recogerla.  Él aceptó con entusiasmo y en pocos minutos estaba llamando a la puerta de su habitación. Pasa, enseguida acabo en el cuarto de baño. Toma lo que quieras. Él echó una ojeada por la habitación que estaba bastante desordenada y comprobó como el armario estaba abierto, de par en par,  y también la caja fuerte. Su reacción fue inmediata. Con el mayor sigilo retiró un saquito negro de cuero que contenía las joyas de Marta y escribió en un papel: “He olvidado algo, enseguida estaré aquí, amor mío”.


Salió sin cerrar la puerta y llevando en las manos el saquito.  Se dirigió a toda prisa al lugar donde tenía el coche y acomodó su botín en la maleta de menor tamaño. Sus ojos brillaban con una intensa complacencia. ¡Qué fácil se lo había puesto! Cuando iba a introducirse en el coche, se vio rodeado por un grupo de cuatro policías que, en un instante, le habían dado el alto y esposado. Con asombro, reconoció al chofer de Marta.

Estupefacto dijo:
 -Usted era el chofer. ¿Ella también es policía?  Está claro que me han tendido una trampa…¡Hijos de perra! 


Marta dejó escrito en su informe del día. Por fin lo atrapamos hoy. Después de comprobar por mi misma el poder de seducción de este individuo –tenemos aún que averiguar su nombre real- no volveré a mostrarme tan “suficiente” con ninguna de las mujeres que han tenido la desgracia de encontrárselo en su camino. Su rostro posee más de quince documentos de identidad falsos y su autentica especialidad ha sido siempre desaparecer sin dejar rastros.


Cuando volvió a enfrentarse con la mujer que la habitaba sintió que se había traicionado a si misma. Desde luego, se había excedido en el cumplimiento de sus funciones y se había dejado atrapar por aquel individuo sobre el que pesaban una larga lista de hechos delictivos cuyas víctimas habían sido siempre mujeres a las que enamoraba primero y luego, estafaba.  Era probable que la mayoría de sus fechorías fueran silenciadas por sus víctimas.  Lágrimas ardientes resbalaban por sus mejillas porque, contra toda lógica, solo deseaba salvarlo. En aquel momento, no podía evitar sentir una rabia que nacía contra si misma por haberse dejado arrastrar por sus emociones.  Y, a partir de ese instante, su enloquecido corazón se puso a trabajar en la idea de encontrar algún modo de salvarle.


Alcalá de Henares, 17 de enero de 2017

El texto de este cuento fue escrito en Diciembre de 2013. Las fotos
son imágenes que fueron realizadas en Septiembre también del año 2013 y corresponden a mi estancia en el Balneario de Cofrentes. Este viaje fué la consecuencia de haber ganado un premio por mi cuento ¿Qué pasó en el museo? El premio fue 5 días de estancia para dos personas, alojamiento, manutención y servicios del balneario. Me acompañó mi hija Sandra. Fueron unos días llenos de felicidad. Volver a gozar de la compañía de mi hija, fue el más importante de los premios. Franziska

17 comentarios:

Sneyder C. dijo...

Interesante relato que hace pensar en otra clase de seducción, para descubrir al final que ella lo llevó por el camino adecuado para desenmascarar al ladrón.
Pero no pudo evitar las emociones al sentirse enamora que se puso a pensar como podría salvarlo…

Un cálido abrazo Francisca.



(Hace tres años que estuve en el Balneario de Cofrentes con unos amigos, de el guardo un buen recuerdo)

Susana M dijo...

Qué buen relato. Un saludo.
http://diariodemivida8.blogspot.com.es/
Susana

RosaMaría dijo...

Qué maravillosa anécdota al final del cuento. Era normal que lo ganaras, nadie espera ese final tan drástico y ese planteo femenino tan real. Beso.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Siempre me sorprendes con estos relatos tan bien narrados, que desde su comienzo se torna intenso, interesante Te admiro amiga. Ella se enamoró del hombre que tenía que detener, la vida es así… no nos permite ser libres, me encanto Franciska.
Abrazo

Maite S.R dijo...

Qué bien lo has contado y qué buena historia!
Me encantó, no te esperas el final... y esa loca ingenuidad de querer cambiar a un estafador...
se te da fenomenal la narración. Las fotos son de lujo.

Besitos



Ardilla dijo...

Hola amiga. Por fin retomo mi rutina después de un paréntesis. Muy buen relato con sorprendente final. Muy buenas fotos. Te felicito por ese merecido viaje.
Un abrazo y gracias.

Elda dijo...

Fantástica historia la cual me ha enredado sabrosamente hasta el final que no me esperaba.
Me ha gustado mucho como la has narrado, y te felicito por ese premio que desde luego es bien merecido.
Encantada de tener la oportunidad de leerte, y te doy las gracias por tu llegada a mi blog.
Un abrazo y mis felicitaciones.

RECOMENZAR dijo...

ees una mujer con grandes habilidades
te admiro como escritora
una mujer sin edad en tus palabras
te felicito abrazossssssssssss

Ricardo Tribin dijo...

Que gran relato.

Eres una gran escritora.

Un abrazo

Tais Luso dijo...

Olá, querida Franziska, estive antes no seu blog 'Raitan' e vejo que você está completa, nos brinda tanto na poesia como numa bela narrativa aqui! História ótima e curioso desenrolar.
Beijo, minha amiga.

Marina Fligueira dijo...

Franziska!... Que rato más estupendo he pasado leyendo este gran relato. Que buen trabajo has hecho con la protagonista de tu historia y su falso romance que al final, no tanto... La mujer tenía sus sentimientos y como rea bien parecido... En fin, que importaban las joyas! Genial amiga, me ha encantado leerte.

Un abrazo y toda mi estima y gratitud.

Se muy

Mariaisabel dijo...

Franciska, que suerte poder escribir como tú, con esta soltura.
Me alegro de que lo pasaras estupendo con tu hija Sandra y disfrutaras de esos días.
Un gran abrazo
Mariaisabel

Maria Luisa Adães dijo...

E assim se conta uma pequena verdade
dando o cambiante da ternura inerente à tua pessoa.
Parece que tiveste férias com tua filha
e é bom na vida se encontrar mais tarde,
o apoio e a ternura da família.

Eu estou cansada do mundo mágico em que escrevo
e do simbolismo desse mundo
Deixou de ser o mundo onde encontrava a paz!

Quanto tempo vou ficar? Não sei!

Beijos e agradeço tua companhia
mesmo quando deixar de te encontrar!

Maria Luísa

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Boa tarde, seu dom para escrever é fantástico, sua criatividade consegue historias de encantar.
AG

MEU DOCE AMOR dijo...

Olá:

Linda,não fui embora. Está explicado no vem sonhar comigo

Beijinho doce:)

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Fantastica historia.


Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Siempre
un
placer e estar en tu espacio