sábado, 11 de octubre de 2014

Árboles de Madrid



Durante mi larga vida -ya puedo presumir de mis muchos años- cuya mayor parte ha transcurrido en Madrid,   jamás había tenido noticia de una situación tan preocupante con relación al estado de salud del árbolado madrileño.



 Hoy día 11 de octubre ha vuelto a caer una rama de grandes dimensiones de otro árbol situado en el cruce de la calle Ayala con General Pardiñas, en el distrito de Salamanca, al lado de un paso de peatones y a un par de metros de la puerta de una farmacia, que estaba abierta en ese momento.

 El primer accidente tuvo lugar el pasado 21 de junio. Un hombre de 38 años murió ese día en el Parque de El Retiro. Cuando estaba tranquilamente sentado en un banco, descansando a la sombra, se precipitó sobre él una gran rama que le provocó un traumatismo pélvico y abdominal. Se trataba de un militar que había participado en misiones en Bosnia y en el Líbano. ¡Ironías del destino! El siguiente accidente mortal, tuvo lugar el 9 de septiembre. Un hombre de 72 años falleció al caerle una rama encima cuando iba caminando por la acera, en el barrio madrileño de Santa Eugenia.


Cinco personas heridas leves, entre ellas un niño, cuando estaban a la sombra en una terraza de un restaurante, en la calle de la Montera, cerca de la confluencia con Gran Vía.El día 6 de agosto.

También se produjo la caída de un cedro, el pasado 20 de julio, sobre un banco, situado a la altura del número 63 de la calle de Menéndez Pelayo que hirió en la cabeza a una niña de siete años.

Es difícil pensar que los árboles de Madrid no son insensibles a los sufrimientos de sus habitantes y que tal cúmulo de malas noticias les ha enfermado, y estresados por el ruido, la contaminación -los altos niveles de ozono troposferico- no pueden realizar, como es debido, su trabajo de limpiar la atmósfera y los pobres han enfermado por una exceso de trabajo. No es una broma. Sé que es mucho lo que todos les debemos a nuestros árboles y ahora, como no pueden gritarnos, han terminado enfermando y desplomándose. A ver si nuestro Ayuntamiento se enfrenta de una vez con el problema.

Porque pasear por nuestras calles va a terminar siendo tan arriesgado como estar en una situación de guerra.

Como se puede ver por estas fotografías realizadas por mí, los árboles han encontrado su manera de llamar la atención y se han puesto a crecer de un modo desmesurado. Creo que es primera manifestación de protesta: hecho sin precedentes en la Historia de la Madre Naturaleza.  ¡Dios les proteja y les libre de los recortes en personal de jardinería! Amén.

Alcalá de Henares, 11 de octubre de 2014
Texto e imágenes realizados por Franziska




 



19 comentarios:

Volarela dijo...

Las fotografías que hoy nos muestran la lamentable noticia son preciosas, a pesar del dramatismo que encierran. Esas nubes grises y esos encuadres tuyos, realzan la soledad y abandono en que viven, con sus pies aprisionados muchas veces en pequeños agujeros rodeados de cemento, y sus hojas-boca respirando contaminación física y posiblemente también, mental.
Desde luego, me parece un aviso. Cuando la naturaleza habla (o protesta) no lo hace tímídamente... Ellos son el reflejo de nuestro mundo enrarecido. Igual ocurre con la desaparición de las abejas, o de los gorriones, la muerte del los olmos, y tantas otras cosas extrañas que demuestran que estamos rompiendo un finísimo equilibrio.

Un placer visitarte.
Un montón de besos :)

Maria Luisa Adães dijo...

Este comentário a suas fotos, muito boas, nos mostra a grande verdade. A natureza quando agredida não protesta mansamente, mas mata tudo à sua volta!

E o homem tem assassinado o que de melhor, recebeu de Deus!

Triste época que vivemos
palavras que trocamos
e tantas verdades
que conhecemos...

Saúdo a beleza do que escreve e das fotos que nos mostram essas verdades!

Beijos,

Maria Luísa Adães

"os7degraus"

Gladys dijo...

Hola amiga que triste lo que cuentas que esta pasando con los árboles seguro se debe al cambio climático que los árboles no terminan por adaptarse, y se desprenden sus ramas tal ves les hace falta un buen mantenimiento, que sean más robustos que altos porque lo que veo en las fotos se ven árboles débiles con poca estabilidad alguien tiene que tomar cartas sobre ese asunto antes que sigan ocurriendo más accidentes.

Un gran abrazo amiga que tengas una linda semana.

FG dijo...

Me parece terrible esta realidad que nos cuentas, y lo que es peor, no lo había siquiera oído mencionar, y es algo grave puesto que estamos hablando ya no de personas heridas sino de muertes. Lo cierto es que la naturaleza no es para la ciudad, y supongo que de una forma u otra es un aviso de que fuera de su hábitat natural y rodeada de cemento, contaminación y muchas otras más cosas, poco a poco van muriendo ante nuestros ojos y no lo queremos ver, pero protestan a su manera. La pena es que se lleven vidas por delante.

Un abrazo.

Amatista Amatista dijo...

Gracias estimada amiga por tu visita, muy interesante tu entrada,yo adoro los árboles ,es una pena.Amatista

Luz dijo...

La verdad es que es una situación muy, pero que muy preocupante. Cada vez que veo que ha habido otro incidente con un árbol no puedo evitar pensar que cómo es posible, o sí... Me preocupa, y mucho, el mantenimiento de las calles, incluyendo la no limpieza de los imbornales que en días de "aguas mil", al estar atascados, se convierten en tapones que permiten la formación de balsas de agua inaceptables.

Me gustan mucho las fotografías, especialmente ligadas a tus últimas líneas escritas, el punto de vista adoptado junto a esos edificios imponentes.

¡Abrazos, Franziska!

Franziska dijo...

Acabo de oírlo, hace pocos minutos como la última noticia sobre el tema.
Se ha precipitado otro árbol sobre un coche recién aparcado del que su dueño contaba que había salvado la vida por dos o tres segundos...Seguramente hoy se podrá ver en los medios, la imagen del vehículo destrozado. Y su dueño estará preguntándose qué milagro le mantiene aún vivo.

Es evidente que el trabajo, la vigilancia sobre su estabilidad y el vigor que tienen que tener para mantenerse firmes en las duras condiciones que lo hacen, no recibe la atención adecuada. Es lo que creo.

Fanny Sinrima dijo...

Muy interesante entrada, Franziska. Parece mentira que cosas así ocurran no una vez sino varias. Es bonito y necesario plantar árboles en las ciudades, pero, como suele ocurrir en nuestro país, el mantenimiento deja mucho que desear.También ocurre que se plantan árboles inadecuados debido al clima y al terreno concreto del lugar y crecen debilitados, sin enraizar como se debe. Resumiendo:falta previsión, como en muchísimas cosas.
Está bien que tu cámara sea testimonio de la vida de la ciudad.

Un abrazo.
Fany

Costantino dijo...

Hai la fortuna di vivere in una bellissima città, purtroppo il problema della coabitazione degli alberi con la città temo sia di difficile soluzione.

Jeny dijo...

Qué triste es ya no ver espacios verdes. Por suerte vivo en un pueblo donde puedo convivir con todo lo verde pero a diario viajo a la ciudad y todo el cemento es agobiante-

Ricardo Tribin dijo...

Los árboles son el pulmón de las ciudades.

Gran y bello post.

Un abrazo.

Alondra dijo...

Hoy en tus fotos nos dejas un S.O.S Es como si nos llamara un amigo que está sufriendo una pena...

Querida Franziska: espero te encuentres bien, te dejo un abrazo, de palabras, pero sabes que tienes mi afecto incondicional.

Chela dijo...

Una crónica interesante de unas noticias que ya conocíamos pero que tú has relatado estupendamente con un tono de humor, en parte, aunque no exento de la seriedad que el caso requiere. ¡Las fotos, preciosas por cierto, son también muy ilustrativas!
Yo creo (aquí también han caído algunos, aunque no hubo victimas) que los árboles que caen en las ciudades es por un lado debido a la polución y otra al subsuelo, donde apenas tienen tierra porque lo llenan todo de cableados, cemento, etc. y las raíces no pueden prosperar a la par que en la superficie crecen y crecen (desmesuradamente, como bien dices) buscando "respirar" a gusto, pero sin la robustez necesaria para sostenerse y perdurar.

Un cariñoso abrazo.

Amatista Amatista dijo...

Hola querida amiga ,gracias por tan buenas palabras, besos

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Tu entrada es una voz de alerta para las autoridades encargadas de cuidarlos.

Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Francisca!

Caramba, no había entrado en este blog, o por lo menos en esta entrada y siento lo que está pasando con los árboles. Éstos son buenos en las ciudades, pues da oxigeno y ayudan una vida más saludable. Pero cloro, deben estar bien asentados y tener un cierto mantenimiento. Como todas las cosas. También neutras casas lo tiene sino se estropean se ponen viejas igual que las persona.

Ha sido un placer pasar por esta espacio.
Te dejo mi gratitud y mi estima.
Un abrazo y se muy muy feliz.

RECOMENZAR dijo...

Hola Frankzisca
me encantan los arboles tupido y lejos de las casa. Un abrazo grande para vos

victoria dijo...

Primeramente quiero darte las gracias por tus emotivas palabras hacia mi segunda nieta recien nacida,,Una princesita!!

Tu entrada es la pura verdad y preocupa no tán solo en Madris sino en todo el mundo..Los hombres no cuidan el medio ambiente y estamos pagando ese maltrato!!

Gracias por compartir y gracias por siempre estar

Besitos mi niña

RosaMaría dijo...

Muy bonitas tus fotos. Por aquí hay mucho de lo mismo, árboles viejos, mal podados y sumado a todo las inclemencias del tiempo. También hubo desgracias de ese tipo. Los encargados de parques, jardines y vía pública no cumplen con ciertos requisitos que evitarían estos hechos. Besos amiga.